El ajuste y la deslegitimación de las universidades nacionales: dos caras de la misma moneda

En el Enredando Las Mañanas hablamos con Myriam Feldfeber, docente e investigadora de Filosofía y Letras y Cs. Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) sobre los medios hegemónicos y su ataque a la educación pública, especialmente, el discurso que instalan acerca de la gratuidad y de la “eficiencia” de la educación entendida como servicio y no como derecho.

“Lo que se está buscando instalar es un escenario de deslegitimación y desprestigio de las universidades nacionales”.

En relación a estos temas, Myriam comentó que “obviamente lo que se está buscando instalar es un escenario de deslegitimación y desprestigio de las universidades nacionales, lo que genera un espacio propicio para el avance de políticas que creemos que no están vinculadas con reforzar el papel de las universidades nacionales en un proyecto de país”.

Luego, en lo que refiere a si, la construcción de un nuevo sentido común por estos medios hegemónicos es coherente con la propuesta del macrismo en términos universitarios, la entrevistada contestó que “si bien no está explicitada cuál va a ser la política destinada a la educación superior y la ciencia y tecnología, uno puede observar algunas cuestiones que son preocupantes, como lo es el tema del financiamiento universitario”. Actualmente, las universidades intentan paliar una situación muy compleja con un presupuesto que no contempló la fuerte devaluación y el aumento de los servicios, y el incremento presupuestario realizado en Mayo por el poder ejecutivo en verdad represento, en muchos casos, el envió de partidas pendientes del año pasado. Luego, Myriam continuo con que “otra cuestión que aparece preocupante tanto en el discurso del Presidente como del Ministro de Educación es esta idea de crear universidades por todos lados, esta idea de creación de universidades nacionales sin sentido…si bien hay que señalar una cuestión, que sí es un problema de nuestro sistema de educación superior es que no tenemos un sistema, es verdad que muchas veces se crearon universidades nacionales sin ningún tipo de planificación, de qué universidades en qué lugares y con qué carreras, también hay que señalar que los últimos años se crearon universidades a las cuales han tenido acceso hijos de familias que nunca habían tenido acceso a la universidad…algunos son hijos de padres que ni siquiera habían tenido acceso a la posibilidad de estudios en el nivel secundario y en algunos casos en el nivel primario, entonces están accediendo en los últimos años hijos de familias de sectores populares a las universidades nacionales que se crearon en los últimos años.”

En relación a la frase de un funcionario del Ministerio de Educación Nacional: “hubo fiesta, hay que apagar la música, arremangarse y ponerse a trabajar” Miryam puntualizó que detrás de este tipo de frases “hay políticas de ajuste… la universidad vuelve a ser cuestionada con temas que se plantean, que es necesario revisar, qué pasa con los alumnos que ingresan y en qué medidas las universidades generamos condiciones para que, aquellos alumnos que ingresan, o que ingresan inclusive por primera vez, familias que llegan a la universidad se generan las condiciones para garantizar que el derecho a la educación se pueda cumplir , para que esos alumnos puedan permanecer y puedan egresar”. En relación al rol que juegan en este sentido, nuevamente, los medios hegemónicos, refirió que “hay un tema que aparece mucho en los medios que es la baja tasa de graduación, un problema que hay que discutir pero muchas veces cuando se hace la comparación con cuantos egresan de las universidades nacionales y cuantos de las universidad privadas se deja de lado lo que es la universidad como institución en sí misma, que tiene la función, obviamente de graduar, formar profesionales pero también desarrolla funciones que hacen a la investigación y la extensión, entonces tener, por ejemplo, buenos universitarios en buenos hospitales públicos depende de formar profesionales en nuestra universidades con determinada visión, estos temas quedan por afuera de la discusión, cuando se habla de la fiesta nadie hace alusión a qué investigaciones se producen en las universidades nacionales”.

En forma concreta a la idea anterior, la entrevistaba preguntaba retóricamente: “¿Queremos formar médicos para que solamente atienda en sus consultorios o queremos formar médicos que puedan dar respuesta a las necesidades de la salud de la población en términos más integrales? ¿Queremos formar arquitectos que solamente hagan los edificios de puerto madero o queremos formar arquitectos o ingenieros que puedan dar respuesta a los problemas habitacionales de nuestra sociedad? Esas son discusiones de fondo que muchas veces quedan afuera de estos debates, donde lo que se busca es justamente es desprestigiar las universidades nacionales y obviamente, atrás de eso hay un escenario de privatización de financiamiento que salta a la vista”

En torno a la idea de gratuidad tanto Clarín como La Nación destacan que quienes pagan se reciben más rápido y expresan la contraofensiva más cruda y neoliberal que propone el macrismo, Miryam, sumando el ejemplo de uno de los artículos de esos diarios señalaba que un alumno, un joven, un niño que esta cartoneando y compra un sache de leche y con eso sosteniendo las universidades a las cuales no va a llegar, remarcó que ”eso es otro problema que habría que discutir, porque tenemos una estructura tributaria muy regresiva y en proporción los que menos tienen aportan más al presupuesto público…lo que aparece tanto en la Nación como en Clarín permanentemente es que las universidades no son gratuitas porque en verdad de alguna manera se sostienen…bueno, eso es cierto, igual que la escuela pública gratuita, siempre se sostiene con recursos, la discusión es: esos recursos, ¿tienen que salir del bolsillo de las personas o del presupuesto público?, y ahí discutamos cómo componemos el presupuesto público, de dónde salen los impuestos, a quienés les cobramos impuestos y cómo sostenemos las universidades…además pensemos esto, no es solamente que ese chico que se espera que pueda llegar a la universidad, que no debería estar cartoneando, sino que debería estar estudiando y sus padres tendrían que tener garantizado su trabajo, ese chico sí va a atenderse a un hospital público, sí va a una escuela, etc… que además se supone que lo que la universidad produce debería redundar en beneficios en mejorar la calidad de vida de ese chico, entonces no se trata solamente de la persona que recibe su titulo en términos liberales individuales, sino que también está presente porque la universidad tiene la obligación de formar profesionales”.

Por último, otro eje que se tuvo presente es el del ingreso irrestricto, donde la entrevistada comentó acerca de la situación de Brasil en torno a este tema y comentaba a la vez que “a veces los jóvenes mismos desarrollan estrategias para permanecer en un sistema que muchas veces en forma directa o indirecta los expulsa…entonces creo que ingreso irrestricto por si solo es una bandera que hay que acompañarla de la generación de condiciones para que realmente los alumnos puedan permanecer, transitar y egresar de la universidad…pero obviamente sabemos que poner límites al ingreso por si mismo tampoco garantiza esa posibilidad, sino que lo que garantiza son mayores niveles de exclusión”.

Descargar audio

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *