UN REPRESOR INTIMIDA A MEDIO ALTERNATIVO Y UN TESTIGO SUFRE UN HECHO SOSPECHOSO EN LA RUTA

bannerrnma

Desde la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) queremos repudiar las intimidaciones del represor de la ESMA Ricardo “Sérpico” Cavallo, quien durante la megacausa ESMA utilizó dos artículos publicados por La Retaguardia, medio integrante de la RNMA, con el fin de presionar a los fiscales de la causa, Mercedes Soiza Reilly y Guillermo Friele, en la etapa final del juicio previa a los alegatos de las partes.

Cavallo, que cumple prisión perpetua condenado en anteriores tramos de la misma megacausa, mostró durante la ampliación de su indagatoria entrevistas realizadas a los fiscales por varios medios y fotografías de Soiza Reilly en situaciones que nada tienen que ver con esta causa, como charlas públicas en diferentes eventos.

Tomándolo de quien viene, sostenemos que tal exhibición tuvo fines intimidatorios, principalmente para con los fiscales, pero también para con La Retaguardia, colectivo que integra Víctor Basterra a través de su participación en el programa Oral y Público. Justamente ambas entrevistas fueron realizadas en este programa.

Basterra, quien es querellante en la causa y uno de los principales testigos, viene de tener un extraño incidente automovilístico. Cuando regresaba de la localidad bonaerense de 9 de Julio, donde se había exhibido la muestra con las fotografías que rescató de su cautiverio en la ESMA, el vehículo en el que regresaba fue intencionalmente encerrado por un camión. Al intentar seguirlo, el chofer del camión les disparó con armas de fuego. Tras una larga persecución, consiguieron que el agresor fuera detenido en un peaje, pero la presencia de cuatro efectivos policiales de civil, primero intentando evitar que lo detuvieran y luego queriendo que lo liberaran, hizo que Basterra y sus acompañantes sospecharan de las causas que motivaron el ataque.

Ante esta secuencia de hechos, la Red Nacional de Medios Alternativos, que además integra el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, reitera su repudio y preocupación, sobre todo por la integridad física de los sobrevivientes y testigos, sin quienes no hubiéramos podido llevar adelante estos juicios que nos acercan a la verdad y a la justicia, mal que les pese a Cavallo y a los suyos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *