La victoria sobre el abismo

Fernando Gonzalez Llort, uno de lo cinco luchadores anti terroristas Héroes de la República de Cuba, pasó por Córdoba y luego de visitar la casa del Che en Alta Gracia fue agasajado por organizaciones solidarias con la revolución cubana. Horas más tarde visitaría el centro Oftalmológico Che Guevara, para luego partir rumbo a Buenos Aires, donde participara como invitado de honor en el XV Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba.

Al caer el muro de Berlín y luego al desestructurarse la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el imperialismo norteamericano bajo la administración Bush y posteriormente el de Clinton, sintió que la caída de la revolución cubana era inminente y que era solo cuestión de darle un empujón para que el primer país socialista en América Latina dejara de existir.

Para cometer su objetivo, los EEUU no tan solo profundizarían el inhumano bloqueo contra Cuba en 1996 con la Ley Helms-Burton (la cual decía expresamente que: “cualquier compañía no norteamericana que tiene tratos con Cuba puede ser sometida a represalias legales, y que los dirigentes de la compañía pueden ver prohibida su entrada en Estados Unidos. Esto significaba que compañías internacionales debían elegir entre comerciar con Cuba o comerciar con los Estados Unidos, que son un mercado muchísimo mayor”), sino que además intensificarían las acciones de sabotajes y ataques terroristas contra el pueblo Cubano.

Las acciones terroristas ejecutadas por los contra revolucionarios desde La Florida, eran hechas bajo el financiamiento y entrenamiento del gobierno norteamericano y sus servicios de inteligencia y le costaron la vida a cientos de personas en la Isla revolucionaria.

“En la década de 1990 se reeditaron las viejas tácticas utilizadas por los grupos especiales de la CIA en los años 60: infiltraciones armadas, ataques piratas por nuestras costas, sabotajes, introducción de armas y explosivos de gran poder. Sus actores y promotores eran los mismos que décadas atrás”, relata en su informe el portal de noticias cubanas EcuRed. En el detalle de acciones terroristas contra Cuba se señala lo ocurrido en 1997 donde explotaron bombas en: “varios hoteles de La Habana y en dos empresas turísticas cubanas en el extranjero. Uno de estos actos monstruosos cegaba la vida del joven turista italiano Fabio di Celmo”. Ver más aquí.

Es en este contexto y para desbaratar las redes terroristas que operaban desde Miami, el gobierno revolucionario cubano activó la Red Avispa, una acción de contrainteligencia para desbaratar y buscar frenar las acciones criminales. La misión era clara: “espiar grupos de exiliados cubanos para prevenir actos de terrorismo contra Cuba”.

En esta  misión complejísima fueron encomendados varios revolucionarios, y sus tareas fueron realizadas con la convicción de que su labor salvaría a cientos de vidas humanas. Durante sus años de infiltración en lo grupos terroristas en Miami, pudieron dar pruebas claves para desbaratar grupos terroristas que se financiaban con el narcotráfico. Pero lo más importante fue el poder recopilar material suficiente (videos, audios, fotos y documentos) de los planes de ataque de los grupos contrarevolucionarios.

Los días 16 y 17 de junio de 1998: Las autoridades de la Seguridad del Estado cubano, en un intercambio con el FBI, le entregan 230 páginas sobre las actividades terroristas contra Cuba, cinco videocasetes con conversaciones e informaciones transmitidas por las cadenas de televisión sobre acciones terroristas contra Cuba y ocho casetes de audio, ascendentes a 2 horas y 40 minutos, sobre conversaciones telefónicas de terroristas centroamericanos con sus mentores en el exterior.

Ante tamaña denuncia, el gobierno norteamericano y el FBI, respondieron con la detención de cinco cubanos quienes habían realizado la tarea de inteligencia, el 12 de septiembre de 1998.

Los cargos que pesaron injustamente sobre estos revolucionarios por parte del gobierno estadounidense fue el de trabajar en territorio estadounidense al servicio de la inteligencia de una nación extranjera y haber sacado información clasificada. Pero será durante el juicio llevado contra ellos que no pudieron demostrar que eso haya ocurrido.

A pesar no existiera prueba alguna en su contra, los cinco fueron condenados en diciembre de 2001, Gerardo Hernández, fue condenado a dos cadenas perpetuas. Antonio Guerrero y Ramón Labañino recibieron cadena perpetua también. Fernando González y René González fueron condenados a 19 y 15 años, respectivamente.

Esta injusta, arbitraria y revanchista acción por parte de los EEUU desató una campaña internacional, impulsada por el gobierno cubano, exigiendo la liberación de los 5 héroes cubanos. Esta titánica campaña llegará a su victoria 16 años después, cuando en diciembre de 2014 fueron liberados los tres últimos condenados.

Cronología de la liberación

7 octubre 2011. René González es liberado en Florida, pero sin poder volver a Cuba hasta cumplir un periodo de libertad supervisada

27 febrero 2014. Fernando González sale en libertad al cumplir la condena y al día siguiente llega a La Habana.

17 diciembre 2014. EEUU anuncia la liberación de los espías condenados Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño.

Homenaje

En un concierto en  Cuba, donde se homenajeo a los 5 Héroes,  cantaron con Silvio Rodriguez junto a una inmensa cantidad de personas que asistieron, desde el escenario el tema “El Necio” y antes “El dulce abismo”, este último un tema dedicado por el cantautor cubano a un capitán revolucionario que cayó en combate junto al Che en Bolivia, en una imaginaria carta que el guerrillero le escribe a su mujer al partir. Estas dos letras fueron y son para los 5 héroes fundamentales para poder resistir años de cárcel en las garras del imperio y sellar en fuego su compromiso revolucionario.

“Dicen que me arrastrarán po sobre rocas
cuando la revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.

yo no se lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
allá dios, que será divino.
yo me muero como viví.”

Fragmento de la letra “El Necio” de Silvio Rodriguez

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *