#TrabajarEnCarroNoEsDelito

Reproducimos comunicado de la Cooperativa de carreros y recicladores. La Esperanza que salen hoy a las calles a reclamar nuevamente por su situación:

Hoy salimos a la calle nuevamente, los malos gobiernos siguen haciendo leyes sobre el pueblo sin consultarlo. Siguen, los de arriba gobernando para algunos pocos.

El Sr. Intendente Ramón Mestre ha presentado un proyecto de Código de Convivencia Municipal en el Concejo Deliberante, que en su art. 228 contempla una gran multa económica a los vecinos que contraten los servicios de carreros para recoger poda o escombros. Además de afectar nuestra fuente laboral de modo directo, pues esa actividad representa nuestra mayor fuente de ingresos como trabajadores precarizados que somos, resulta arbitraria la medida incluso para la sociedad ya que el monto estipulado en las multas que se cobrarían oscila entre los $15.000 y $1.500.000 de pesos. Y además, es de suma importancia recalcar que esta norma viola el derecho a contratar libremente, contemplado en el art.14 de la Constitución Nacional y en el art. 1137 del Código Civil.

Este nuevo ataque por parte del gobierno municipal tiene más de un punto de impacto: no sólo prohíbe que trabajemos, dejando a familias sin sustento económico para vivir, sino que también les toca el bolsillo a los y las vecinas de la ciudad pues solo deja como opción contratar a un contenedor de una empresa privada que cuesta más de 5 veces que un viaje de carro
Estamos convencidos de que esta medida responde al negocio que el Sr. Intendente de la Ciudad de Córdoba, mantiene con empresas privadas por el negocio que hay detrás del servicio público de higiene urbana (SPHU). Estas empresas son grandes grupos económicos que lucran con las extraordinarias ganancias que esa actividad genera, sobre todo en un gran centro urbano como el que habitamos. Ya lo hemos dicho muchas, muchísimas veces: la basura es un gran negocio para el poder.

Muchos políticos han dicho por los medios de comunicación en los últimos días que no podemos oponernos sin algún proyecto armado. Oídos tapados y ojos cerrados tienen, pues siempre hemos tenido la iniciativa de pensar de conjunto políticas ambientales y de trabajo que respeten el medio ambiente y la justicia social. Las leyes son del pueblo cuando el pueblo forma parte de su elaboración, de lo contrario suceden aberraciones como las últimas inundaciones en la provincia a causa de la nefasta ley de desmontes, aprobada con repudio del pueblo y represión de la policía para garantizar su aprobación; ahí también hay un negocio para el poder.

Nosotros, los que según ellos somos los “particulares no autori­zados” para el traslado de residuos, vivimos de lo que los otros tiran. Somos además, quienes tomamos esos desechos y los reintroducimos como materiales aún utilizables. Somos fundamentales como recuperadores en la gran cadena que implica el tratamiento de la basura.

Es por eso nuestro repudio y rechazo de que no se trate la nueva ordenanza sin antes que los concejales estudien la propuesta de proyecto de esta Cooperativa. Tenemos el derecho de ser respetados y escuchados pues este proyecto de ordenanza autoritario atenta contra nosotros.

Ante cualquier ley que penalice nuestro trabajo y nuestra dignidad, se nos sentirá más fuerte.

¡Basta de criminalizar la pobreza!
¡Somos trabajadores precarizados y luchamos por más y mejores condiciones de trabajo!
¡Abajo el Proyecto de Código de Convivencia Municipal!
¡Trabajar en carro no es delito!

Cooperativa de Carreros y Recicladores La Esperanza

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *