Angie Velásquez, segunda muerte trans del año en una cárcel bonaerense

En vísperas del día de la promoción de los derechos humanos de las personas trans, desde el colectivo Otrans, denunciaron la muerte de Angie Velásquez, en la cárcel de Olmos el pasado 16 de marzo. Para hablar del caso y poder entender la dimensión de la desidia estatal y el abandono de persona detrás de esta nueva víctima, desde el programa de la RNMA, Enredando las mañanas, nos comunicamos con Claudia Vásquez Haro integrante del colectivo de género.

 

Claudia Vásquez Haro: La verdad es que el caso de Angie Velásquez es la segunda muerte de una mujer trans que se encuentra privada de su libertad en lo que va del año 2017. Esto nosotras venimos denunciándolo desde el 2016, desde que asumió el macrismo el poder, vimos como estas prácticas de mano dura han recrudecido y hemos denunciado la violencia sistemática, armado de causas, vejaciones y torturas hacia las compañeras trans y travestis. pero principalmente a las migrantes y las compañeras que se encuentran en situación de prostitución y que están en nuestra organización. Esto me parece que no es un dato menor, no es a cualquier persona trans y si sabés que hay una discriminación hacia nuestra población, creo que acá se agudiza por estos componentes. Es muy preocupante que el Estado encarcele a las compañeras cuando ni siquiera hay una investigación y sabiendo que las compañeras -nosotros se lo hacemos saber como organización de la sociedad civil, a través de habeas corpus- son personas que se encuentran con enfermedades crónicas y cuya vida corre peligro. Sin embargo, el juez [Juan Pablo] Masi, tanto en el caso de Pamela como en el de Angie Velázquez hace caso omiso a la situación que estaban atravesando estas mujeres trans y travesti en relación a su salud y las tuvieron detenidas en calabozos, en comisarías y luego en los penales donde no les daban comida, agua y tampoco la medicación.

Es lo que estamos denunciando, es muy grave que esto suceda en democracia, sobretodo, esta violación sistemática a los derechos humanos a la comunidad trans y travesti de la Argentina. Tiene que ver con eso: en lugar de brindar justicia y protegernos, es quien termina matándonos.

 

Enredando las mañanas: Claudia, ¿el caso de Angie tiene estas características que vos nombrás? Ella tenía una enfermedad crónica, no contó con la asistencia médica necesaria y deambuló por dos cárceles durante un mes hasta terminar en el penal de Olmos, ¿es así?

 

CVH: Así es, ella estuvo varios días en la comisaría de Ringelet, en la 11º de La Plata y ninguna comisaría está habilitada para alojar a ninguna persona privada de su libertad. Sin embargo, lo que hacen es detenerlas ahí, sin comida, sin agua, sin la medicación, y eso va deteriorando su calidad de vida y evidentemente el desenlace es la muerte. Esos agentes de seguridad terminan matando a las compañeras porque las dejan que se mueran ahí y obviamente eso es un mecanismo de tortura.

 

ELM: Es clara la responsabilidad del Servicio Penitenciario bonaerense en la muerte de Angie, ¿se ha iniciado una causa, hay una figura de peso o autoridad que estén investigados?

 

CVH: Nosotros hemos presentado el día viernes desde la Asociación Civil Otrans Argentina, una demanda de tipo penal en contra del juez Juan Pablo Masi del 4° juzgado de Garantías de La Plata y a tres fiscales Alvarado Garganta, Marcelo Sellier y Cristian Delgado, quienes son los que investigan la muerte incluso de la compañera Pamela Macedo Panduro y hasta el día de hoy siguen rechazando los pedidos que le venimos haciendo. La causa está caratulada como homicidio agravado en concurso con torturas por acción y omisión, como asociación ilícita, porque decimos que es una asociación ilícita en relación a los policías, los jueces, los fiscales, los defensores, los integrantes del Servicio Penitenciario y también de algunos médicos que cuando las sacan a las compañeras muriéndose al hospital, solamente les ponen un suero y las devuelven. Hay una asociación ilícita clara, un intento claro de matar y ese es el resultado lamentable que obviamente como sociedad nos tiene que preocupar y tenemos que ocuparnos de eso.

 

Pamela Macedo Panduro

 

Pamela es otra mujer trans y migrante muerta bajo la órbita del servicio penitenciario bonaerense. Fue detenida el 9 de noviembre de 2016 luego de un allanamiento ordenado por el Juez Massi en el marco de una investigación que comenzó con una llamada anónima. Luego de diversas denuncias de organismos de DDHH y traslados, falleció el 1° de enero de 2017.

Desde la organización Otrans, con el patrocinio y asesoramiento de la abogada Luciana Sánchez  se denunció a los funcionarios intervinientes de “homicidio por omisión agravado por odio a la identidad de género, en concurso con asociación ilícita y apremios ilegales por los homicidios de Pamela Macedo Panduro el 1 de enero del 2017 y Angie Valásquez Ramirez el 16 de marzo del 2017”.

Escuchá aquí la entrevista completa con Claudia Vásquez Haro

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *