Chubut: médica judicializada por garantizar el derecho al aborto no punible

protocoloaborto-161018174052-thumbnail-4En el mes de diciembre del año 2015 una mujer concurrió al Hospital Sub-zonal de El Maitén a solicitar una interrupción legal del embarazo. Fue atendida, informada y evaluada por profesionales de esa institución, quienes luego de cumplimentar los pasos contemplados en las leyes y normativas correspondientes, instauraron el tratamiento médico. A los pocos días y por causas no establecidas, la mujer falleció. A raíz del lamentable deceso de esta mujer, la justicia imputó a una de las médicas intervinientes, Estrella, residente del Hospital El Maitén. Este martes 9 de mayo el juez dará a conocer su decisión en torno a elevar o no la causa a juicio.

Para conversar sobre esta situación desde Enredando las Mañanas nos comunicamos con Verónica, médica tocoginecóloga del Hospital Zonal de Esquel, quien detalló la situación.

La persecución judicial de aquellxs profesionales que asumen la tarea de cumplir la ley en torno a las interrupciones legales del embarazo viene siendo una práctica sistemática y bastante invisibilizada en los últimos tiempos, y constituye una amenaza que se cierne sobre ellxs y que busca amedrentarlxs. Sin embargo, afirma la médica, existe un contundente marco legal en el que se da la práctica de la Interrupción Legal del Embarazo, la que -explica- “es un derecho que les asiste a todas las mujeres en determinadas situaciones. Eso está contemplado en la ley, nosotros tenemos un Código Penal que rige a toda la República Argentina, que en su art. 86 contempla la no punibilidad de la interrupción del embarazo en determinadas situaciones que afecten la salud o la vida de la mujer y también en los casos de violación. A su vez nosotros, acá en Chubut, somos pioneros en la Argentina por tener una ley provincial que incluye la no punibilidad, acatando un poco lo que dice el art. 86 del C.P. y a su vez todo eso está integrado en el Protocolo de Atención Integral de todas las personas con capacidad de gestar para la ILE”.

El problema en esta situación en particular se da a partir del fallecimiento de la paciente, una semana después de la intervención médica, cuando la justicia acusa a una de las médicas, “que además es una médica en formación, que instauró el tratamiento como corresponde, siguiendo todos los pasos correspondientes y posteriormente a este proceso”. Sin embargo, explica Verónica, “la mujer fallece por causas no establecidas, que no han sido ni hay ninguna prueba evidente de que la lamentable muerte de esta mujer haya tenido ninguna vinculación con la práctica de la ILE”. La profesional no duda de que “esta judicialización intenta amedrentar tanto a la población, a las mujeres que quieran recurrir a la práctica, como también intenta ser una mirada aleccionadora acerca de la práctica, que por supuesto no lo estamos permitiendo ni nos damos por llamados la atención, pero es muy grave que esto esté sucediendo”.

Este martes será un día crucial para Estrella, ya que finalizada el pasado viernes la etapa de instrucción, el juez deberá decidir si le otorga el sobreseimiento o si eleva la causa a juicio. Verónica no duda al afirmar que “al igual que en las anteriores, estaremos acompañando a Estrella en esta situación sumamente injusta para ella”. El acompañamiento social ha sido contundente. La médica comenta que desde la Multisectorial de Mujeres de Esquel decidieron difundir el comunicado dando a conocer la situación el pasado viernes, y que, al día lunes, ya sobrepasaban las cien adhesiones de distintas organizaciones, “organizaciones que bregan por los derechos de las mujeres, organizaciones de socorristas en red, de diferentes grupos de profesionales de la salud, adhesiones individuales. Es decir que la repercusión fue mucho más de la que esperábamos”.

Este apoyo, lejos de ser arbitrario, tiene que ver con el hecho de que la judicialización del trabajo de Estrella consiste una profunda injusticia, ya que, como explica Verónica, “Garantizar derechos no es delito”. Sin embargo, la profesional es clara al afirmar que “si la familia necesita investigar cuáles son las causas de la muerte de su hija están en todo su derecho, y nosotros somos los primeros interesados en que se esclarezca cuál es la causa para no hacer acusaciones indebidas y falsas”.

Para terminar, Verónica sostiene: “Seguiremos luchando por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, porque es una deuda de la democracia todavía”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *