Nuevas amenazas al trabajo de las Socorristas en Red, garantes del derecho al aborto

socorroenredNo es sorpresa que la actividad que llevan a cabo las Socorristas en Red en el país y Latinoamérica despierte reacciones de los sectores conservadores y fundamentalistas. María Elena Ale, integrante de esta organización que garantiza el derecho al aborto en Paraná, habló hoy en la emisión de Enredando las Mañanas a raíz de las nuevas amenazas que se dieron a conocer en los últimos días.

Una de nuestras compañeras socorrista de Los Lagos localidad de Neuquén -explicó María-, recibió amenazas en una de nuestras líneas telefónicas gratuitas con las que trabajamos. Desde estas líneas atendemos las inquietudes de las mujeres y después nos juntamos con ellas y les informamos de los métodos para abortar de manera segura. La recepción telefónica es muy importante para nuestro trabajo y lamentablemente recibimos llamados intimidatorios con frecuencia, aunque no tan graves como este último”.

La socorrista aclaraba además “que nuestro trabajo no es delito como sí lo son los llamados de este tipo que continúan la línea de pensamiento comenzada hace 2 meses con la campaña encabezada por Mariana Rodríguez Varela, en contra del aborto. La intimidación es constante, siempre desde sectores que no se bancan que nosotras estemos organizadas asegurando un derecho que tenemos todas las mujeres”.

El derecho al aborto está contemplado por el artículo 86 del Código Penal desde el año 1921 y la implementación efectiva del protocolo de atención integral para interrupción legal del embarazo. Ninguna de estas normativas se aplica de manera cabal en todo el país. El trabajo que las Socorristas en Red realizan desde hace ya varios años, y que han sistematizado año a año, va en aumento y refleja la absoluta necesidad de que se garantice este derecho.

Durante el año pasado -explicó María-, hicimos un seguimiento de cada mujer que se acercó a nosotras a través de una protocola que contiene tres momentos y que nos sirve para conocer el perfil socioeconómico de cada persona acompañada en su procesos de aborto. Allí volcamos algunas particularidades que tienen que ver con el uso de medicamentos y también los controles post-aborto articulados con la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir de Argentina”.

La sistematización de los acompañamientos realizados por la red da cuenta de que el número de personas que recurre a la organización va en aumento, como evidencian las cifras que comparte María: “Durante el 2014 atendimos a 1116 mujeres, en el 2015 a 2894 y a 3799 en el 2016. En un principio nos propusimos trabajar con las mujeres más jóvenes porque entendíamos que hacia allí debían dirigirse a nuestros esfuerzos, no obstante en el 2016 observamos que el 58% de las mujeres acompañadas rondan los 25 años”.

María Elena comparte la manera en la que el proceso de acompañamiento va también transformando y poniendo en cuestión muchos de los supuestos de las propias socorristas, y relata que “en cada año y con cada caso vamos aprendiendo y construyendo conocimiento del proceso de aborto. Por ejemplo, inicialmente teníamos la certeza de que los abortos eran más frecuentes en embarazos no deseados, y con el trayecto de nuestra práctica nos dimos cuenta de que no siempre es así. En muchas ocasiones se trata de embarazos totalmente planificados, embarazos buscados, incluso producto de inseminación artificial y que, sin embargo, han terminado en aborto por problemas patológicos, cuestiones del saco gestacional u otros motivos personales”.

Es por esto que, explica, “Nosotras también nos encontramos desandando la conformación simbólica y subjetiva en torno a estos temas. Por ejemplo, el 68% de las mujeres que hemos acompañado son católicas o religiosas no practicantes, y el peso de las creencias se visibiliza en que generalmente en el momento del aborto se encuentran solas y sin que nadie las acompañe, excepto nosotras”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *