Guatemala: Abelino Chub Caal y la criminalización de la protesta social

abelinoAbelino Chub Caal es un campesino guatemalteco privado de su libertad desde hace más de 130 días por defender el territorio Q’eqchi. El lunes 26 de junio, en el Enredando Las Mañanas, programa informativo de la Red Nacional de Medios Alternativos, tuvimos una conversación con Lucia Ixchiu, de Prensa Comunitaria, para hablar sobre la campaña por su libertad.

En este hermanar las luchas y entendiendo también que el extractivismo y el Estado represivo actúan de manera similar en cada rincón del continente, queríamos compartir, sumarnos a esta exigencia de libertad y también conocer un poco más en detalle la situación del Abelino.

¿Quién es Abelino?

Abelino Chub fue detenido el sábado 4 de febrero al mediodía en San Pedro Carchá, a 11 kilómetros de Cobán por orden de un juez, acusado de haber cometido los delitos de “usurpación agravada, incendio, coacción, asociación ilícita y agrupación ilegal de gente armada”. Cinco cargos -nos cuenta la entrevistada-, sin fundamento ni prueba alguna, construidos por finqueros de la zona, con la intención de impedir su actividad de acompañamiento y defensa de las comunidades que luchan por el derecho a la tierra y los derechos del Pueblo Maya Q’eqchi. Abelino tiene 33 años y es padre de dos niños.

Criminalizar a quienes luchan por la tierra

polochicLucía habla desde Guatemala, más precisamente desde la Fundación Guillermo Toriello, que es la fundación donde trabajaba Abelino Chub Caal.  Nos cuenta que están reunidas para hablar de la campaña con la que trabajan desde abril de este año.
Abelino Chub Caal –comenta-, es un campesino indígena Q’eqchi que ha trabajado por el acceso a tierras a poblaciones desplazadas, desalojadas. Él estuvo involucrado en las negociaciones por los desalojos que hubo en el territorio del Valle Polochic y lamentablemente sufre prisión política. Lleva ya 139 días de detención arbitraria, pues se le acusa de delitos que no cometió”.

Así, la entrevistada nos explica que “esa ha sido una estrategia por parte del Estado al servicio de las empresas para poder desarticular la organización comunitaria. Pues para nosotros que hemos venido trabajando desde el 2013, este tema de la prisión política es un fenómeno bastante doloroso y preocupante; que los Estados y los sistemas de justicia se pongan a criminalizar la lucha social. Es una estrategia que está implementada en toda América Latina, que no solo lo vivimos en Guatemala, que se vive en el territorio chileno, en Argentina y en distintos lugares para criminalizar la protesta y la lucha social”.

Abelino y El Polochic

El valle y la sierra de El Polochic es un territorio atravesado por la conflictividad que provoca la invasión empresarial en desmedro de la tierra y las comunidades que la habitan. Los monocultivos, el desvío de los ríos para hidroeléctricas y la explotación minera de níquel son actividades impuestas por los empresarios y realizadas sin consulta a las comunidades, en base a desalojos violentos, a represión del ejército y cuerpos policiales, y a engaños permanentes a las personas que habitan ese suelo.

En este contexto se han profundizado la precariedad y pobreza extrema, lo que lleva a las comunidades a exigir el respeto a sus derechos básicos por parte de las instituciones estatales.

En la charla, Lucía agradece la solidaridad y dice estar contenta de que se replique la información sobre lo que está pasando con Abelino Chub Caal y el Valle del Polochi. Ixchiu nos explica que son dos problemáticas íntimamente relacionadas, y que éstas “son tierras que han sido expropiadas a comunidades indígenas que tienen toda la historia para comprobar que son de ellas”.

Nos dice Lucía: “Esa es la lucha que libraba Abelino, buscarle el acceso a tierras para campesinos. Lamentablemente ahora pasa a prisión preventiva a más de 300 kilómetros de su casa. No ha visto a su familia desde hace 139 días, y entonces es bastante fuerte. Pero nosotros estamos ahí, luchando, a partir de la comunicación, del arte también. Otros colectivos se han sumado y queremos denunciar lo que está pasando y lo que está viviendo la mayoría de las autoridades indígenas y personas en el país, pero sobre todo indígenas que trabajan y luchan por los derechos”.

El Juicio

Al preguntarle a Lucía sobre la situación Judicial de Abelino, nos respondió que el 5 de junio del mes pasado tuvo lugar lo que en el proceso penal guatemalteco se denomina la etapa intermedia, para saber si se eleva a juicio o no. Pero, sorpresivamente el Ministerio Público pidió el sobreseimiento del caso “porque pues no tenían los suficientes elementos ni periciales ni investigativos para comprobar, porque inicialmente a Abelino se le acusaba de 5 delitos, luego hubo una rebaja de esos 5 a 2. O sea, son dos delitos que tienen medidas sustitutivas, pero el Juez ha sido realmente arbitrario y parcial, porque no ha ejercido conforme a derecho”. Ixchiu nos cuenta que “el Juez es Aníbal Artiaga López, que es un Juez bastante cuestionado, que ha tenido vínculos de corrupción súper serios, y que están publicados en libros oficiales, no es que queramos difamar ni nada, al contrario, queremos contextualizar cómo se encuentra Abelino en ese tema. El Ministerio Público ha dicho que no tienen pruebas suficientes para llevar a juicio y aún así el Juez sigue manteniendo a Abelino en prisión y sigue pidiendo que se lleve a cabo la audiencia de etapa intermedia”.

Este 6 de Julio que viene -continúa la entrevistada-, tenemos una nueva audiencia” y están a la expectativa de qué va a pasar, ya que “si el ente acusador ha dicho que no tiene nada para comprobar, y el Juez quiere seguir teniendo a Abelino preso, entonces es algo que es completamente fuera de derecho, nosotros seguimos en la denuncia mediática” cierra Ixchiu.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *