Venezuela hacia la Asamblea Constituyente: “¡Comuna antipatriarcal o nada!”

WhatsApp Image 2017-07-13 at 10.02.59En los días previos a las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, desde Zumba la Turba conversamos con algunxs de lxs candidatxs que se presentan a esta instancia. En esta oportunidad, entablamos comunicación con María José Berrio, candidata por el Sector de Pensionadxs en el Estado de Lara. María José es una referente del movimiento feminista, venezolana e integrante del Movimiento Mujeres por la Vida.

La candidata compartió con nosotrxs un análisis de los logros del movimiento de mujeres y feminista en el marco de la Revolución Bolivariana, así como las propuestas que impulsan para participar de la Asamblea Nacional Constituyente.

Al respecto, María José describe la lucha en el marco de un proceso aún en curso, un proceso que describe complejo, que ante el ataque actual de la derecha defienden día a día. Sin embargo, sostiene, “lo defendemos con los sueños, no lo defendemos atrincheradxs en lo que hemos logrado sino que lo defendemos en el impulso de lo nuevo que vamos construyendo”. Por eso vale la pena, explica, “hablar de lo que tenemos y  de para dónde vamos con la Constituyente”.

Los logros conquistados

María José comparte algunas de las conquistas que el movimiento de mujeres y feminista ha alcanzado  durante los años de gobiernos chavistas. En primer lugar describe aquellos que alcanzaron rango constitucional en la Constituyente del año 1999. Entre ellas, una de las vitales para las mujeres fue el reconocimiento de las labores domésticas como trabajo. “Para nosotrxs –explica la candidata-, sobre todo para las feministas en aquel momento, fue un logro de suma importancia, que ha permitido por ejemplo que las mujeres que dedicaron toda su vida a las labores del hogar o que han trabajado en casas de familias haciendo las labores domésticas, estén hoy reconocidas como pensionadas”.

Otro de los reconocimientos  importantes, continúa, “es el lenguaje de inclusión, toda la Constitución Bolivariana está redactada en lenguaje de inclusión (…) a pesar de que a veces notamos que siguen habiendo resistencias hacia el uso del lenguaje de inclusión en todos los espacios”. Para María José, incluso, este hecho hizo que las mujeres venezolanas se sintieran especialmente llamadas a participar en el proceso bolivariano, incluidas en el mismo.

Dentro de la agenda feminista no podía estar ausente el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos: “sobre todo la decisión de la familia de tener el número de hijxs que quiera tener, y la obligatoriedad del estado de garantizar esa decisión”, explica la entrevistada.

Con posterioridad se expresaron en materia de leyes otras conquistas como el reconocimiento de la protección de la maternidad y la paternidad en la Ley de Trabajo, y en particular la Ley por el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. La misma, profundiza la feminista, “establece 21 tipos de violencias y realmente es bien completa. Todavía debemos avanzar mucho en su implementación en muchos casos, pero ya está ese reconocimiento y hay una sensibilización general de la población, de rechazo hacia la violencia contra las mujeres”.

Las mujeres en el proceso bolivariano: “nos sentimos llamadas”

Berrio reconoce lo que significó dentro del proceso bolivariano, “la masiva incorporación de la mujer a la vida pública, a la vida política”. Para la feminista, “con la Constitución Bolivariana y su lenguaje de inclusión nos sentimos llamadas, y eso yo creo que es  uno de los cambios más significativos para las mujeres”. Allí radica también el especial ensañamiento que la derecha desplegó sobre las mujeres, ya que  “la oligarquía y el imperialismo necesita que las mujeres nos repleguemos, que esas mujeres a las que les cambió la vida, asumiendo el liderazgo en sus comunidades, en sus lugares de trabajo, etc., vuelvan a la casa o vuelvan a preocuparse solo por la supervivencia (…) resolviendo el día a día”.

Cuando piensa en el desarrollo feminista en la Venezuela de los últimos años, otro de los hechos que señala como crucial fue el momento en el que el Cdte. Hugo Chávez se declaró feminista “para nosotras las feministas que él haya hecho esa declaración, fue el impulso para la profundización de que todas las mujeres pudieran empezar  a conocer el patriarcado como un sistema de opresión,  que pudieran identificar también un proyecto de liberación”.

En la actualidad, el movimiento feminista venezolano se constituye de grupos de mujeres en distintas regiones del país que a su vez se articulan a nivel nacional en espacios como La Araña Feminista o la Escuela de Feminismo Popular. El espacio en el que participa, Mujeres por la Vida, es un movimiento del interior del país, de un estado que se llama Lara, donde radica su participación en el proceso constituyente

En relación al mismo, manifestó que ni las mujeres ni la sexogénerodiversidad fueron comprendidas como sectores específicos para la Constituyente, razón por la cual, a partir de la preocupación de la presencia política de estas luchas, María José comenta que “consideramos que deberíamos hacernos presentes, y nos hemos lanzado mujeres feministas por distintos sectores, y también en algunos casos territoriales. También compañerxs de la sexo género diversidad, para poder hacer visible la agenda feminista. Y estamos abocadxs a eso, (…) vamos por un lado en la tarea cotidiana de sobrevivir, y también en la defensa contra toda la guerra de cuarta generación que nos están haciendo y que nos afecta la cotidianidad. Por otro lado, soñando e impulsando las nuevas cosas que queremos lograr”.

Las propuestas del feminismo

María José habla de las propuestas que han “tomado como bandera”.  Una de ellas, explica, “es el reconocimiento constitucional del derecho al cuidado, es decir, reconocer que este tema de que las mujeres en el sistema patriarcal se ha establecido que somos las que cuidamos, debe ser superado.  Que todas las personas tenemos el derecho a ser cuidadas, pero que esto debe ser una responsabilidad compartida, entre la familia, la comunidad y el estado. Como muchxs saben aquí promovemos el estado comunal, la creación de espacios de autogobierno comunitario, y creemos que ese espacio debe responsabilizarse por las labores de cuidados de todas las personas, de lxs niñxs, lxs enfermxs, de las personas de la tercera edad, de las personas con discapacidad. Entonces  queremos que la constitución establezca que el cuidado es un derecho, un trabajo y es también una responsabilidad compartida”.

Otro tema en el que tienen interés de avanzar es en “la profundización de los derechos sexuales y reproductivos, acá el tema de la interrupción voluntaria del embarazo es un tema que apenas está empezando el proceso de debatirse (…) No creemos tener mucha fuerza para darle rango constitucional a ese elemento pero sí que se empiece el debate”. La candidata señala que este tema se encuentra especialmente vigente ante el ataque económico que ha desatado la derecha y que ha afectado especialmente el acceso a los anticonceptivos, y con ello, “están aumentando muchos los embarazos no deseados, y mucho también el tema de la necesidad de los abortos, pero las mujeres con mucha dificultad también para acceder”.

Vinculado a esto, también se incluye la educación sexual. Acerca de este tema María José tiene confianza en que se tiene “mucho chance de introducirlo”, y profundiza: “una educación sexual que sea permanente, en todos los niveles; para el placer, para el respeto, para la responsabilidad, pero para el placer”. También buscan incluir la garantía de acceso a los anticonceptivos de modo que los mismos dejen de ser considerados una mercancía y se conviertan en un derecho.

En la agenda compartida con la sexogénerodiversidad, la candidata del estado de Lara también señala la inclusión de la orientación sexual en el artículo de la constitución que establece que nadie puede ser discriminadx por su religión, por su sexo o por su raza, para de ahí “avanzar también en todos los derechos de la sexogenerodiversidad, o todos los derechos que tenemos todxs a ser repetadxs por nuestra orientación sexual. Creemos que a partir de esa base se le puede dar impulso al matrimonio igualitario”.

Para finalizar, María José se despidió agradeciendo la posibilidad de hacer visible “este proceso bolivariano, revolucionario,  esta construcción que estamos haciendo que tenemos nuestras fallas, nuestros momentos difíciles, pero vamos avanzando. Creemos que aquí está la revolución socialista que queremos, es dentro del proceso bolivariano, fuera de él nada. Con Chávez todo, sin él nada. ¡Comuna antipatriarcal o nada!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *