Venezuela hacia la ANC: Rummie Quintero, “La Constituyente es también el reordenamiento de los sentimientos, de la ética, de la paz”.

rummie quinteroEl próximo domingo 30 de julio se realizarán en Venezuela las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente y los sectores de la sexogénerodiversidad también se aprestan para ser parte de esta nueva etapa del proceso bolivariano.

Desde Zumba la Turba, en Argentina, venimos acercándonos a la realidad del pueblo venezolano, hoy atacado y asediado por la derecha local y el imperialismo internacional. En esta oportunidad nos comunicamos con Rummie Quintero, compañera trans y candidata por el sector estudiantes.

En relación a la ANC, Rummie planteó su alegría “con este proceso que significa la paz en nuestro país, la paz para debatir, para construir, reconstruir, recrear en un clima donde todos y todas podamos escucharnos, observar las diversas realidades que forman la realidad social de nuestro país”.

A partir de la comprensión de que estas elecciones no son solamente una oportunidad para alcanzar la paz en el hermano país, tan ansiada y deseada ante la ofensiva de la derecha, sino que también tienen que ver con la consolidación de lo conquistado en este proceso y la profundización de algunas de las reivindicaciones y derechos que están faltando, pedimos a la candidata que compartiera con nosotrxs una valoración de la situación de la sexogénerodiversidad en Venezuela.

Al respecto, Rummie sostiene que con la llegada de la Revolución Bolivariana “se apertura una ventana para la consolidación de los derechos igualitarios en nuestro país. No obstante, la batalla ha sido fuerte, porque el Estado está transversalizado como en gran parte del mundo, por el patriarcado y la visión capitalista (…) Es decir, las personas sexogénerodiversas, al estar lo más vilipendiadas por los sistemas capitalistas, por los sistemas de comunicación, nos habíamos visto profundamente discriminados y excluidos y excluidas de la sociedad venezolana”.

La candidata sostiene que, aunque en la actualidad se puede decir que la comunidad transexual y transgénero del país cuenta con un reconocimiento en condiciones de igualdad por parte de la sociedad, aún “hace falta avanzar a temas puntuales, legislativos, legales, judiciales, que nos permitan el reconocimiento pleno de derechos”. Entre estos temas, detalla, está el pedido de “incorporar el principio de no discriminación por identidad de género autopercibida y en consecuencia, garantizar el reconocimiento de la identidad de género autopercibida de las personas trans. Así mismo, la no discriminación por orientación sexual de las personas en general, es decir, que todo el mundo tenga la libertad de expresar su orientación sexual, su atracción erótico-afectiva sin ningún menoscabo y que por supuesto, esté sujeta a una protección legal de las parejas homoparentales o cualquier otra forma de uniones de convivencia”.

En ese sentido, la propuesta que llevará a esa instancia Rummie es incluso superadora de los planteos de reconocimiento de matrimonios no heterosexuales, ya que se impulsa que “cualquier grupo de personas o dúo de personas o tríos de personas que deseen unirse para protegerse, para comprenderse, para amarse desde lo que significa el amor a nivel emocional, sentimental, debe ser protegida por la Constitución Venezolana, aperturando así un camino más humanista, donde se reconocen uniones de convivencia más allá del tema sexual”.

Entre los cambios vinculados con la discriminación, Quintero sostiene, como parte de la comunidad afrodescendiente venezolana, que además de incorporar en la Constitución la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género, también debe ser incluida la no discriminación por color de piel. Plantea que al respecto la sociedad venezolana tiene aún deudas pendientes, ya que “las personas afrodescendientes, aún somos invisibilizadas en los medios de comunicación, en algunos espacios que nos han sido negados para el disfrute, somos discriminados y discriminadas en algunos espacios laborales”.

Revolucionar la educación

Rummie recupera el rol central que tiene la educación como motor de las transformaciones sociales y culturales, y por eso plantea que desde el espacio que la apoya están “fomentando el tema de la educación inclusiva con una perspectiva de género amplia y de génerodiversidad y sexual. Para que así (…) se pueda lograr conquistar,  formar, en el tema del respeto hacia todas las personas, sin ningún tipo de discriminación”. Y en esa construcción de una educación realmente inclusiva, plantea también la recuperación de los héroes y heroínas independentistas afrodescendientes e indodescendientes.

Por otro lado, la candidata entiende que la realidad cambiante y diversa exige que la educación tenga una perspectiva holística, “con una visión y unas prácticas que sean consagradas desde la educación popular, donde la educación vertical va en desuso, en deceso. Y que procure una formación más amplia para cada uno y cada una de las venezolanas y a su vez se autorregule, o se adecúe mejor dicho, a las realidades del país”.

Una educación, explica, que a largo plazo permita comprender “que las intersubjetividades son parte de las realidades y (…) que podamos lograr dentro de las antinomias, posibles resoluciones para (…) que, desde el momento en que descubrimos que hay algunos antagonismos, podamos avanzar en los acuerdos y podamos ir construyendo mayor igualdad”. El cambio que propone Rummie es verdaderamente ambicioso, y por eso es que reconoce “que no es fácil la lucha contra el imperio, el capitalismo, que son sistemas que se han mantenido a través del tiempo por imposición, por expoliación de recursos, de Nuestramérica sobre todo y que no van a dejar los espacios de manera fácil. Sin embargo, el planteamiento es que precisamente podamos ir alcanzando la suprema felicidad para todos y todas, y eso significa repatriar, significa reorganizar, significa recuperar los tesoros”.

¡El cuidado a las comunas!

Desde una postura que se construye desde el feminismo, Rummie explica también la necesidad del “reconocimiento del trabajo que hacen nuestras mujeres. Nosotras las mujeres hemos sido históricamente fuente de potencialidad para la economía a través del cuidado, del amamantamiento, del amor que generamos hacia nuestros seres más queridos y queridas. Ese cuidado diario, ese cuidado que se le ha impuesto sólo a las mujeres debe ampliarse al cuidado comunal, a un cuidado entre todos y todas que nos podamos reconocer como hermanos y hermanas”. Para la candidata, la Constituyente representa “el reordenamiento jurídico, social, pero también de los sentimientos, de la ética, de la honestidad. En fin, de la paz”.

La violencia de la derecha racista y transfóbica

La arremetida de la derecha en el país también ha afectado de manera particular a la población afrodescendiente y Rummie sostiene que hay que tener en cuenta “la recuperación de los territorios donde la ultraderecha ha ejercido su poder para enquistar grupos paramilitares en territorios ya reconocidos, ya ganados por trabajo como son los espacios del estado de Miranda, territorio donde la población afrodescendiente está ubicada en un 90% y que hoy día han sido desplazados por la violencia tan radical que se ha producido en estos espacios, y que un gobernador apátrida como Enrique Capriles, no ha hecho nada para llevarles paz y sosiego a esa población”.

Rummie resalta también el profundo contenido transfóbico, xenófobo y clasista que la ultraderecha ha generado en los discursos por las redes, burlándose, explica, “incluso de nuestra idiosincrasia, de cada uno de los espacios geográficos a nivel de lenguaje, de nuestros y nuestras congéneres, burlándose de (…) que posiblemente no manejen el lenguaje castellano con la perfección que este requiere”. Sin embargo, explica la candidata, “el hecho de que estas personas también tengan la oportunidad, como yo, persona transexual femenina, de construir las leyes superlativas de nuestro país, nada más con ese hecho social, es loable, es dignificante, es protagónico de manera plural que todos y todas tengamos la oportunidad de participar en este proceso, después de 16 constituyentes en nuestro país”.

Para despedirse, Rummie exclamaba “¡Fuerza, fuerza patria, unión nuestramericana y sigamos adelante con el proyecto de emancipación, con el proyecto de inclusión plena en toda nuestra América! Abrazos fraternos y solidarios”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *