“Feministas trabajando”, economía feminista, solidaria y en red

feria feminista 2El pasado domingo 6 de agosto en Ciudad Universitaria se desarrolló una nueva edición de la Feria Feminista. En ella se encontraron decenas de emprendedoras conectadas por el grupo de facebook Feministas Trabajando, que montaron más de 140 puestos.

Hasta los estudios de Radio Zumba la Turba se acercó Dani, una de las administradoras del grupo, para conversar con el programa El Chancho y la Maceta y compartir la historia, la dinámica y los objetivos del espacio.

“Feministas trabajando” comenzó como un grupo de facebook para convertirse después en una feria que alberga y potencia múltiples emprendimientos de mujeres, tortas y trans que viven en la ciudad de Córdoba o en sus alrededores. Estas coloridas y variadas ventas se convocan algunos domingos específicos a las 14 hs. en la Plaza seca en la Ciudad Universitaria. La pertenencia virtual al espacio hoy está cerca de alcanzar las catorce mil integrantes y cinco son sus administradoras.

Dani recuerda el origen de la propuesta, que surge en Buenos Aires y comienza a replicarse a nivel local. “En la primera -recuerda-, yo no estuve en la organización. Había una propuesta y mucha gente quería hacer una feria. Las administradoras hicieron una convocatoria por mail y la pusieron en Ciudad Universitaria y salió bien. En la segunda me sumé yo y ya es tradición”.

Esta propuesta articula una economía “en red” sostenida a partir de los contactos en la redes sociales, donde se ofrecen y demandan productos y servicios; con las ferias en ciudad universitaria. Sus organizadoras tienen reuniones virtuales, “por mail -explica Dani- hacemos una planilla y discutimos como va a ser. No hay una reunión que vamos a un lugar, pero siempre estamos en contacto”.

En las ferias, comenta su administradora, “hay comida, ropa nueva, ropa usada, cosméticos, calcos, bordados, imanes, aritos, cerámica, cualquier cantidad de artesanías. Mi puesto era de foto, no vendíamos nada, maquillábamos, y hacíamos las fotos. Hay gente haciendo masajes, talleres a la gorra”.

Durante los días de preparativos, “en dos días se llenó. Lo que suele pasar es que va menos de la cantidad de inscriptos, pero tratamos de ver la cantidad para que haya una buena relación de oferta y demanda”. Para participar no hay que aportar más que una pequeña contribución de los puestos para los baños, la única condición es estar en el grupo. “En el medio -comparte Dani- vamos ayudando para que la gente esté cómoda. Es por orden de llegada y se van acomodando ahí”.

Además de vender, ¡regalar!

Durante las últimas semanas en el entorno virtual del grupo sucedió algo poco usual para los circuitos de la economía formal. Dani relata entusiasmada, “empezó a haber una ola de sorteos. Una de las chicas quiso agradecer y hacer un sorteo. Después de eso se empezó a contagiar un montón de gente y están todas sorteando”. El agradecimiento tiene que ver con el hecho de que esta herramienta ha permitido a muchas productoras independientes difundir y colocar sus productos, en un contexto marcado por la recesión económica. Los sorteos, además de generar un clima festivo, permitieron dar a conocer muchos emprendimientos nuevos de gente que vio la oportunidad.

De “Feministas trabajando” a “Feministas dialogando”

Dani comenta que, de a poco, muchas de las integrantes que no se animaban a participar al principio, fueron sumándose. De hecho, el grupo dio lugar al nacimiento de otro, “Feministas dialogando”, “porque en el grupo de trabajo la gente ya se animaba a ayudarse. Muchas personas se levantaron a ayudar y a dar información. Te dicen adónde hablar, qué hacer”. En su fanpage, éste se define como un “espacio de debate, diálogo, descargue, catarsis, contención, reflexión y denuncia”, que parte de principios como la sororidad y el respeto a la diversidad.

Hay gente que nada que ver (…) Por ahí lo que hacemos es controlar un poco más, nunca hubo censura, pero sí educar a la gente para que, sean o no feministas, respeten los espacios. El grupo de trueque también, la idea salió de ahí adentro, la idea es compartir conocimiento. Hay gente que milita y hay gente que no conoce la militancia, está buena esa pluralidad. Siempre ha habido una buena onda en general”.

Para finalizar, compartimos otro fragmento de la presentación virtual: “la ardua tarea de despatriarcalizarnos, luchar contra el machismo y construir desde el feminismo es algo que debemos ejercitar todos los días. No hay una receta perfecta de cómo hacerlo, lo estamos descubriendo juntas y una de las formas que encontramos, es este grupo. Lo cuidemos y hagamos crecer entre todas, sigamos convirtiendonos en manada feminista”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *