Transfemicidio de Ayelen Gomez: “a la hora de pedir justicia de verdad, no la tenemos”

ayelen_-790x395Ayelen Gómez fue asesinada el sábado 12 de agosto en Tucumán. Su cuerpo fue hallado en el Lawn Tenis, con signos de asfixia. En estos días, deberíamos ser cientos, miles en las calles, repudiando este brutal crimen. Sin embargo, la sociedad todavía calla ante la violencia que cotidiana y brutalmente se descarga contra las personas trans y travestis. Desde Zumba la Turba en el Enredando las Mañanas hablamos con Mahia Moyano, integrante de CeTrans de Tucumán. El jueves 17 de agosto habrá actividades en Tucumán y CABA.

La joven había regresado a Tucumán, su ciudad natal, luego de vivir en Buenos Aires y estudiar allá en el Bachillerato Popular Mocha Celis. Mahia la conoció hace más de diez años. “Habíamos cruzado un par de palabras, cosas de boliche -recuerda-, la verdad es que era una chica muy alegre, llena de vida, aparte de ser muy linda. Después, al pasar los años, (…) me la encuentro en Buenos Aires y éramos compañeras del Bachillerato Popular Mocha Celis. Y la verdad que no la reconocí”.

Ayelén no estaba atravesando un buen momento, explica Mahia, “estaba físicamente cambiada, había pasado por muchas situaciones feas y volvimos a tomar contacto, sé que estaba viviendo en Buenos Aires un momento de terror (…) Pero ella seguía alegre, feliz, siempre con buena onda, tirando para adelante”.

Tiempo después uno de los integrantes del Bachillerato Mocha Celis, se comunica con Mahia y con Fabián Vera del Barco -impulsor del proyecto CeTrans- en Tucumán y les comenta que Ayelén volvía “a Tucumán y que quería terminar sus estudios acá porque quería estar con su mamá”. Sin embargo, lamenta, “nunca nos pudimos conectar con Ayelén, y esa fue la última noticia que tuvimos. Ella ya estaba acá en Tucumán pero no sabíamos nada de ella. La llegada de Ayelén fue hace menos de un año”.

La historia de Ayelén es la de muchas adolescentes y jóvenes trans que, huyendo de una realidad que las excluye y violenta, se trasladan a Buenos Aires tras un sueño que pocas veces se concreta. Relatos en los que la violencia y el abuso policiales se reitera y marca profundas heridas. Ayelén sufrió esos abusos y se atrevió a denunciar. Los costos son altos cuando el Estado mira a otro lado. Poco tiempo después, dejó la ciudad.

Mahia comparte que “una, a medida de que van pasando cosas y haciendo el proceso de transición, se nos van cerrando las puertas, se te va yendo el abrazo de la familia, las amistades, la escuela, trabajo no encontrás, tenés que dedicarte a la noche, conocés chicas que se fueron a Buenos Aires y decís ‘¡Uau! Mirá en lo que están ellas! Yo quiero estar igual’. Te confías en ese modelo de chica trans y te terminas llevando a eso. Allá en Buenos Aires, hay de todo, en la noche encontrás de todo. Y esto es lo que nos pasa a la mayoría”.

La exclusión y violencia social hacias las mujeres trans y travestis las persigue muchas veces hasta en los modos de morir, y aun más allá. En esto, los medios de comunicación cumplen un papel central y las compañeras de Ayelén sufrieron una vez más el manoseo y la transfobia de la prensa. “Nos enteramos de la noticia -explica Mahia- el sábado a la tarde, que empieza a surgir esto de una nota de la Gaceta online donde se hablaba del caso de una persona encontrada sin vida bajo las tribunas del Lawn Tennis. Esto empezó a generar mucho ruido porque se hablaba de una persona, no decía sexo, no decía hombre, mujer, no decía nada. Empiezo a recibir mensajes al teléfono preguntando (…), empiezo a consultar entre mis amigas y nadie sabía nada. Tipo diez de la noche empiezan a llegar los mensajes que ya sabían que era Ayelén. La nota de la Gaceta la verdad es que daba lástima, siempre tratándola en masculino, nunca se refirió a que era una persona trans y hablaba más del evento que iba a haber en el Lawn Tennis. Fue duro que nosotras tengamos que movilizar las cosas para enterarnos y no por los medios, como corresponde en estos casos”.

Convocatorias

Para este jueves 17 de agosto está previsto realizar actividades en exigencia de justicia para Ayelen. La cita será a las 17 hs en Brigido Teran 320, el local del CeTrans, en Tucumán y a las 15:30 hs en Plaza de Mayo, ciudad de Buenos Aires, en el marco de las habituales rondas de las Madres. La idea, plantea Mahia, es “reunir todas las personas de todas las organizaciones de acá de Tucumán para empezar a coordinar y accionar para pedir justicia”.

La integrante del CeTrans reflexiona acerca de la repercusión que la violenta muerte de Ayelén tuvo en la comunidad trans y cómo se expresó este domingo, en el marco de las elecciones PASO. “Empecé a ver en facebook y la verdad es que vi muchas publicaciones, compañeras trans publicaban fotos votando y diciendo ‘estamos usando uno de nuestros derechos que es la votación, este derecho siempre lo tuvimos más allá de que tengamos o no un DNI que nos permita llamarnos como nos queremos llamar. Pero los otros derechos, no. Yo creo que los políticos se hinchan los bolsillos con nosotras y a la hora de pedir justicia de verdad, no la tenemos. La noticia la hicimos pública nosotras, la estamos publicando por todos lados nosotras, pero no la he visto en las noticias, el fin de semana de elecciones no existió otra noticia que no sean las PASO”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *