Walter, hermano de Johana Altamirano: “nunca bajen los abrazos, siempre luchen por esas mujeres”

johana_altamirano_0Desde Zumba la Turba nos comunicamos con Walter Altamirano, hermano de Johana, luego de conocida la condena a cadena perpetua al femicida Guillermo Rafael Busto. El 12 de septiembre se leerán los fundamentos del fallo. (Foto: Redacción Alta Gracia)

El juicio se desarrolló en la Cámara V de los Tribunales Penales de la ciudad de Córdoba durante la semana del 14 al 18 de agosto y finalizó este martes 22 de agosto con la lectura del fallo que condena a Rafael Busto a prisión perpetua por el femicidio de Johana, cometido el 27 de abril de 2016 en el Parque García Lorca, de Alta Gracia.

El tribunal, por unanimidad de los jurados populares y de los jueces técnicos, incorporó los agravantes de violencia de género y alevosía pedidos por el fiscal Fernando Amoedo y por la querella a cargo de Daniel Villar en los alegatos del viernes.

La audiencia se inició cerca del mediodía, luego de una demora de varias horas de espera por la ausencia del fiscal y con la presencia de la familia de Johana en la sala e integrantes de la Asamblea Ni Una Menos. Al iniciarse, ni Mónica, madre de Johana, ni el acusado Rafael Busto hicieron uso de la palabra y se pasó a un cuarto intermedio para la deliberación del jurado popular y técnico que duró alrededor de dos horas. Cabe señalar que la abogada defensora de Busto había reconocido la autoría del hecho, pero buscaba caracterizar el brutal asesinato de Johana como homicidio simple descartando los agravantes de femicidio y alevosía.

Cerca de las dos dictaron el veredicto, que finalmente trajo algo de tranquilidad a la familia, a lxs amigxs y al círculo cercano de Johana. Mientras el juez lo leía, Mónica se aferraba con fuerza de la mano de su abogado.

Walter, hermano de Johana, expresaba a Zumba la Turba que la decisión del jurado lxs “deja tranquilos, fue por lo que luchamos desde el primer momento junto con el Colectivo Ni Una Menos, con las marchas que hicimos, movilizando a la sociedad, que nos apoyaran, que tomen en cuenta esto que estaba sucediendo. Ahora nos deja en paz saber que Johana descansa en paz, es lo que nos hace fuertes para cambiar el chip y continuar con la vida“.

Walter comparte unas palabras dirigidas a otras familias en esa desesperante situación, “les diría que nunca bajen los abrazos, que siempre luchen por esas mujeres, por la familia, para dejarlas en lo más alto, en boca de todos, que sepan quiénes fueron y las buenas personas que fueron. Esa fue una de mis metas, llevar el nombre de Johana, que todos lo escuchen y sepan lo buena que fue. Que por suerte ahora va a poder descansar en paz. Las marchas fueron muy importantes para tomar la decisión del fiscal, creo también porque fue un apoyo a su trabajo. Creo que todos juntos, luchando por lo que queremos, siempre se va a lograr el fin“.

Aunque para la familia Altamirano el martes se cerró un capítulo, la ausencia de Johana a manos de la violencia machista seguirá siendo una herida abierta, como lo es la de cada una de las mujeres que salen del anonimato sólo cuando la violencia llega a su expresión más brutal e irreversible. Por cada una de ellas, desde Zumba la Turba nos sumamos al grito “¡Ni Una Menos! Vivas y libres nos queremos”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *