Apartamiento del Juez

Luego de dos meses de la sanguinaria represión en la Lof Mapuche de Cushamen, donde Gendarmería desapareciera a Santiago Maldonado, la investigación por el accionar de la fuerza se encuentra en foja cero.

En las primeras semanas la estrategia planteada por el gobierno de Macri, vía la Ministra de Seguridad Patricia Burllich, fue la de desviar la investigación hacia intrincados y pocas probables hipótesis que redundaron en criminalizar a la víctima, su entorno familiar y político y limpiar de cualquier posible responsabilidad al accionar del estado.

Dentro del menú de piezas claves que se valió el gobierno macrista para dilatar la investigación sobre el rol de las fuerzas dirigidas en persona por el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Nocetti, fue el accionar del Juez Guido Otranto, quien como muy bien lo señaló la familia de Santiago al pedir su apartamiento de la causa a mediados de septiembre, por considerar nulo el avance en la investigación y de absoluta imparcialidad el comportamiento del Juez.

Ultimas maniobras

Antes de ser apartado de la causa, Otranto dio dos visibles zarpazos para dañar la investigación y acentuar la criminalización de los pueblos mapuches.

Sus declaraciones en el diario La Nación del 17 de septiembre donde afirmó que: “La hipótesis más razonable es que Maldonado se ahogó”, despertó la desesperación de la familia, ya que en diversos rastrillajes del Río Chubut en sus extensos kilómetros nada se había encontrado, hecho que reafirma lo dicho por testigos presenciales que aseveran que a Santiago se lo llevó Gendarmería luego de una golpiza a la vera del río.

Acto seguido a sus declaraciones exclusivas publicadas en La Nación realizó diversos allanamientos en el territorio de la Pul Lof en Resistencia Cushamen y dos viviendas de la Comunidad de Vuelta del Río, bajo el argumento de dar con la mochila y los teléfonos celulares de Maldonado. El resultado, como era de esperar dio negativo.

La prepotencia de Otrantó lo llevó a hacer detener a Elizabeth Loncopan una integrante de la comunidad Pu Lof en Resistencia de Cushamen al momento de los allanamientos, luego que está le digiera unas palabras que molestó al Juez.

Juez recusado

A casi dos meses de la desaparición de Santiago, y después de reiteradas solicitudes de recusación de Otranto por parte de la familia Maldonado. La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia lo apartó; disponiendo la intervención del titular del Juzgado Federal N° 2 de Rawson, Gustavo Lleral. La decisión fue con fundamento en el alegado temor de parcialidad de Otranto evidenciado por la familia de Santiago Maldonado.

Para la familia, la remoción del Juez  de la causa en la que se investiga la desaparición de Santiago “marca el comienzo de una nueva etapa”, dejando en claro su amargura al afirmar que: “hemos vivido casi dos meses con una esperanza en creciente agonía. Fuimos testigos y víctimas de una justicia lenta e ineficaz”. No obstante expresaron el anhelo que: “…se le conceda al nuevo magistrado la oportunidad de trabajar sin interferencias de ninguna clase” y remarcaron: “Necesitamos saber dónde está Santiago, que le pasó, quienes son los responsables de tanto dolor”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *