Los glaciares de Jáchal

fallo jachalDesde Zumba la Turba en el Enredando Las Mañanas hablamos sobre un fallo de la Cámara Federal de Córdoba que beneficia a la minería. Para tratar el tema nos comunicamos con Mingo Jofré, integrante de la asamblea Jachal No Se Toca. Quienes están resistiendo en el territorio ya sufrieron tres derrames de agua cianurada en las localidades que rodean el predio de Barrick Gold en San Juan.

 

 

La Corte y el proceso

En los últimos días trascendió la noticia de que el juez federal Sebastián Casanello no procesó en su fallo a la Barrick Gold y terminó procesando al investigador del CONICET Ricardo Villalba, ex Director del Instituto Argentino de Ciencias Ambientales, que estaba a cargo de inventariar los glaciares nacionales. En ese marco el fallo de Casanello ha generado revuelo respecto a si compete o no a este ex Director, efectivamente ser procesado por haber inventariado de manera errónea los glaciares y de este modo haber dejado habilitada la posibilidad del avance minero. Jofré nos aclara que para empezar, desde Jachal No se Toca, han propiciado la denuncia por la no aplicación de la Ley de Glaciares. No contra Villalba en particular, sino contra la institución, que es la que ha modificado o procura modificar la forma de realizar el inventario de glaciares. Para lxs integrantes de la Asamblea, es incumplir con la Ley. Manifiesta Mingo: “Están desdiciendo lo mismo que ellos habían avalado en la Ley original que está vigente. Hay que tener mucho cuidado. Esto no es un ataque a la comunidad científica como la corporación está tratando de demostrar, ni es una defensa hacia la Barrick, ni mucho menos –y prosigue- Hay algunas publicaciones que hemos visto que son lamentables. De hecho, vamos a las pruebas, la misma Barrick ha recusado a Casanello en más de una oportunidad. El hecho de que no esté procesada la empresa tiene que ver con lo que la misma Corte Suprema de Justicia ha determinado dividir el caso en dos. Una parte se analiza y se deja en manos del juez de Jachal, que es lo que tiene que ver con el accidente puntualmente. Lo que se ha dejado en manos de Casanello es la no aplicación de la Ley de Glaciares, y eso no le corresponde a la Barrick, lamentablemente le corresponde a instituciones que están para eso”.

En ese marco se da el procesamiento de algunxs integrantes que estaban a cargo durante estos diez años. Lo que se procura desde la Asamblea es que los funcionarios expliquen por qué intentan modificar la forma de realizar el inventario dejando afuera cerca de mil cuerpos de hielo menores a una hectárea. El entrevistado es contundente: “La Ley es clara en ese aspecto, se tienen que inventariar todos los cuerpos, porque si no, al quedar afuera algunos, es darle vía libre a la empresa, que en definitiva es lo que ha ocurrido”. Se trata de todo un cordón de glaciares que han quedado fuera del inventario y de la protección.

La trampa del inventario y la minería del perejil

Mingo Jofré habla despacio, quiere que se entienda lo que está diciendo. Nos cuenta que enl a reunión donde se presentaron para que les expliquen, se reconocieron presiones, tanto políticas como empresariales. Entonces, se pregunta Jofré: “Si hubo eso ¿Por qué no se denunció? – y plantea – Y si además como instituto que tenía que velar por la protección de glaciares, y sabiendo que la Barrick estaba en áreas glaciares y dañando el sistema de glaciares, si está comprobado, lo sabemos todos los argentinos ¿Por qué no se hizo una denuncia si la entidad lo que tenía que hacer era proteger a los glaciares? No es solamente esta gestión, también la anterior. No solamente se solicita eso, sino que se solicita a Medio Ambiente que actúe, porque no actuó en ese marco ni actuó ahora”.

Jofré incluso explica que, después de las autoridades de Medio Ambiente procesadas, está citado Jorge Mayoral, que era la máxima autoridad de Minería de la Nación de la gestión anterior. También hay una intimación por parte de Casanello al actual Ministerio de Medio Ambiente para que actúe en defensa de los glaciares con la Ley en vigencia.

Dice Mingo: “Se está tratando de hacer un manual que para nosotros tiene una trampita en el medio, porque está dejando afuera a los cuerpos más pequeños de una hectárea, que siguen siendo glaciares y forman parte de un sistema. Es llamativo que las publicaciones que se están viendo en los últimos días apuntan a que desde Jachal No Se Toca atacan al señor Villalba. El señor es un funcionario público que deberá explicar por qué no cumplió con la Ley vigente. Él como otros funcionarios que están en la causa. Pero la causa que está manejando Casanello no es el derrame puntualmente, porque la Corte Suprema de Justicia le quitó esa facultad de poder investigar y lo dejó a la Justicia sanjuanina, que sí procesó a 9 operarios de Barrick que son perejiles. No fue contra los máximos funcionarios, no fue contra la policía minera, no fue contra Minería, no fue contra Barrick, fue contra 9 empleados. Incluso cuando se hablaba que habían parado la mina, que no había margen de error, los derrames se siguieron sucediendo, la mina siguió trabajando normalmente. La necesidad nuestra de decir no es para salvarle la figura a Barrick, es lo que tiene en poder de investigación el juez Casanello”.

La comunidad exige saber por qué no se aplicó la Ley vigente, por qué se realiza este trabajo de mapeo y registro de los glaciares dejando fuera a una cantidad enorme, que se cuentan por cientos.

La ciencia como campo de lucha y la complicidad del silencio

Mientras Jofré nos explica lo acontecido en los últimos días en el contexto de la lucha contra la megaminería en San Juan, nos hace alusión a una anécdota: “Nosotros veníamos saliendo de la reunión dónde estaba Villalba y estábamos presentando una nota de reclamo que después se convirtió en denuncia. Estábamos saliendo de la reunión, viajando a Buenos Aires para hacer la presentación y ya estábamos recibiendo reclamos de gente de las mismas luchas que entendían que estábamos atacando a la comunidad científica. Y no es así, nosotros estamos clamando por la participación activa de la comunidad científica. Estamos pidiendo que la comunidad científica nos acompañe y se haga cargo, y que si tienen presiones las denuncien como corresponde, porque si no el silencio se termina convirtiendo en complicidad. Se están buscando vericuetos para que la cosa se siga dilatando, las empresas sigan estando, y otras nuevas se sigan instalando, es lo único. Acá en la Justicia de la provincia de San Juan, lamentablemente no son buenas las experiencias que hemos tenido. En la Justicia de Buenos Aires sabemos que después de esto puede que existan otros procesamientos y sabemos que hay una intimación al actual Ministerio de Medio Ambiente y es una de las pocas cosas que nos están quedando. Es difícil estar en la situación en que estamos nosotros porque vemos que se mueven en todos los sentidos y aspectos y tratan de cambiar las cosas para que parezcan lo que no son. Nosotros estamos tratando de salvar lo que nos queda”.

Es en este contexto que Jofré hace un llamado a la comunidad en lucha: “ A nuestros hermanos científicos que resisten y a nuestros hermanos de lucha que resisten desde distintos lugares, sepan que estamos todos en la misma y que lo único que tratamos de hacer es proteger lo que nos queda y que se apliquen las leyes como corresponde.”

Así, el entrevistado reclama que se remedie el daño que ya se ha hecho ya que estar en el territorio, según sus declaraciones, “es muy complicado y muy difícil”.

Ante cualquier malinterpretación Mingo aclara : “No conozco ni a Villalba ni a otra de las personas procesadas, sí entiendo que deben dar una explicación de por qué no se ha aplicado la Ley, por qué no han protegido, eso es lo que investiga la Justicia Federal. Esperemos que más adelante se busque la responsabilidad de otros funcionarios. Yo creo que sí va a ser así. Roguemos que así sea, y roguemos que la Ley de Glaciares, vigente desde hace tantos años, se aplique como corresponde, porque si se aplica nosotros no tenemos por qué tener megamineras en el área glaciar

Qué mejor veedor para la ciencia nacional que las personas organizadas, empujando a los científicos para que efectivamente trabajen en pos del bienestar, del buen vivir de los pueblos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *