¡Que cuando los libros nos cuenten la historia se sepa que no estuvimos de acuerdo!

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la muerte del maestro que nos enseñó a educar, a sentir y a luchar.

Carlos tenía 41 años y dictaba clases de química en varias escuelas pero tenia la mayor carga horaria en el CPEM Nº 69 ubicado en los humildes barrios del oeste neuquino, y era delegado. En el marco de una huelga del sindicato docente ATEN, perteneciente a la CTERA, se decidió hacer un corte de la ruta 22 a la altura de Arroyito, cerca del pueblo de Senillosa, como medida de protesta. Ese día la policía provincial recibió la orden del gobernador Jorge Sobisch de impedir que los manifestantes cortaran la ruta, reprimiendo así con balas de goma, gases lacrimógenos, bombas de pintura y un carro hidrante en dos ocasiones. Tras una conversación entre dirigentes y policías se detuvo el accionar policial y los docentes se retiraron en grupo, a pie y en autos escoltados por camionetas policiales.

Fuentealba se encontraba en el asiento trasero de un auto que se retiraba del lugar, cuando un policía de nombre José Darío Poblete, integrante de GEOP, apuntó hacia la lúcida cabeza de Fuentealba a través del vidrio, que se encontraba a unos 2 metros de distancia, y disparó una granada de gas lacrimógeno. El cartucho atravesó el vidrio del vehículo e impactó en la nuca de Fuentealba, causándole un hundimiento de cráneo y encontrándolo con la muerte al día siguiente.

Del asesinato se deslindó la autoría material, que recayó en Poblete, que fue condenado a prisión perpetua en el 2008. Las responsabilidades en torno al operativo represivo, en cambio, se investigaron en la causa “Fuentealba II” y terminaron con el sobreseimiento de los 15 imputados sin alcanzar al entonces gobernador Jorge Sobisch.

Por eso hoy, después de 11 años, seguimos exigiendo juicio y castigo a todos los culpables. Solo la lucha traerá justicia.

Carlos Fuentealba ¡Presente! ¡Ahora y siempre!

Por: Villy Villian

One thought on “¡Que cuando los libros nos cuenten la historia se sepa que no estuvimos de acuerdo!

  • 4 abril, 2018 at 4:02 pm
    Permalink

    que el 4 de abril sea el Día del Maestro que nos merecemos como pueblo y plurinación/

    que bajemos los cuadros del Sarmiento despreciador y xenófobo y coloquemos en aulas y patios escolares a Carlos Fuente Alba

    que en toda calle avenida o biblioteca o institución que se llamó Sarmiento, la nombremos Fuentealba

    su apellido literalmente nos invita
    a una fuente clara
    a la fuente del alba,
    a esa linea en el horizonte que trae la luz del día,
    a que ampliemos ese horizonte
    al origen del amanecer en nuestra educación

    gracias CarlosFuentealba
    por tu sonrisa tu cariño tu manera de enseñar escuchando haciendo sintiendo luchando

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *