El Ministerio de Derechos Humanos homenajea a un represor

El pasado lunes 16 de abril fallecía Carlos Bernardo Chasseing quien fuera un militar, que alcanzó la jerarquía de General de Brigada y ocupó el cargo de Gobernador de facto en Córdoba desde 1976 a 1979, bajo las órdenes del represor Luciano Benjamín Menendez.  Chasseing fue un partícipe necesario del sistema de desaparición de personas durante la Dictadura cívico-militar- eclesiástica. En la lista de represores que realizaron los Organismos de Derechos Humanos, el nombre de Chasseing aparece nombrado, sin embargo se vio beneficiado por la ley de Punto Final  y no fue juzgado.

El día martes , en un medio de tirada nacional, se publicaron los avisos fúnebres por el fallecimiento del militar. No sorprende que luego del horror queden resabios conservadores en la sociedad que sigan apoyando el proceso militar. Pero uno de los avisos llama particularmente la  atención. Este se encuentra, irónicamente, firmado por el actual Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano.
garavano

Emilio Pihen, de H.I.J.O.S Córdoba declaró: “No importa la ideología de Garavano, un funcionario de la democracia no puede saludar a un gobernador de una dictadura militar”.

El aviso fúnebre está disponible para su lectura en http://servicios.lanacion.com.ar/edicion-impresa/avisos-funebres del 17 de abril. Se confirma, una vez más,  de esta forma, la connivencia del actual Gobierno Nacional con medios hegemónicos y sectores conservadores vinculados a la época más terrible que hemos vivido como país.

Ante la publicación del aviso, Organismos de Derechos Humanos salieron a manifestar su repudio mediante un comunicado de prensa. Manifiestan,  con razón, que: “A casi 35 años de democracia ininterrumpida, con ejemplares juicios por delitos de lesa humanidad conseguidos en todo el país, las declaraciones del Dr. Garavano no sólo ofenden y agravian la memoria de las víctimas del Terrorismo de Estado, sino que manifiestan, una vez más, que su sentir más profundo es contrario al avance de la Democracia y Derechos Humanos”.

La “afectuosa” despedida de Garavano al represor, se da en paralelo al marco de la sentencia del juicio Menéndez IV en Córdoba. Este nace de las causas “González Navarro y otros” y “Vergez Héctor Pedro y otros”. Se juzgan así delitos contra 61 personas víctimas del terrorismo de Estado en Córdoba. De las 61,  seis fueron asesinadas y una está desaparecida.

 

 A continuación, el comunicado completo:

Los organismos de Derechos Humanos de Córdoba expresamos nuestra profunda indignación por las condolencias emitidas, en la sección de saludos fúnebres de diarios de alcance nacional, por el Dr. Germán Garavano en su carácter de Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, por la muerte del General de Brigada (R) Carlos Bernardo Chasseing, quien fuera el interventor de facto del Gobierno de la Provincia de Córdoba, entre abril de 1976 y febrero de 1979, durante la dictadura cívico-militar. (htpp://servicios.lanacion.com.ar/edicion-impresa/avisos-funebres del día 17 de abril de 2018)

Chasseing fue la mano derecha del genocida Menéndez durante la aplicación del Terrorismo de Estado en Córdoba, por lo cual es incompatible con su función pública que, desde el más alto cargo que instituye la democracia para llevar adelante políticas de Justicia y Derechos Humanos el Dr. Garavano salude al más alto funcionario público durante la aplicación del terrorismo de estado en Córdoba entre 1976 y 1979. Con su mensaje fúnebre Garavano degrada la institución de la que es titular, y va en contra de lo que el mismo Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación declara públicamente como parte de su misión institucional: “Entender en la formulación y aplicación de políticas y programas de promoción y fortalecimiento de los derechos humanos.” (http://www.jus.gob.ar/el-ministerio/mision.aspx) ¿Cómo puede el Ministro Garavano “promover y fortalecer los Derechos Humanos” si saluda desde su investidura pública democrática a uno de los dictadores feroces que tuvo la última dictadura cívico-militar?

A casi 35 años de democracia ininterrumpida, con ejemplares juicios por delitos de lesa humanidad conseguidos en todo el país, las declaraciones del Dr. Garavano no sólo ofenden y agravian la memoria de las víctimas del Terrorismo de Estado, sino que  manifiestan, una vez más, que su sentir más profundo es contrario al avance de la Democracia y Derechos Humanos, por lo cual debería dejar la cartera que ocupa en manos de alguien que realmente quiera aportar a la construcción de la Justicia y los Derechos Humanos en nuestro país y no que defienda y salude a genocidas.

H.I.J.O.S. Reg. Córdoba / Abuelas de Plaza de Mayo filial Córdoba / Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba / Asociación de Ex Presos Políticos / Ex Presos Políticos por la Patria Grande /.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *