La salud mental está en las calles.

En Enredando las Mañanas, hablamos sobre una marcha que está programada para este viernes  19 de octubre. El motivo de la movilización es la plena implementación de las leyes nacional y provincial de Salud Mental, en medio de un contexto nacional de pleno ajuste y recorte en el sector de la salud. Se puede mencionar por ejemplo, que ahora no tenemos Ministerio de Salud, sino una Secretaría que depende del Ministerio de Desarrollo Social. Hace unos días, además, salió desde el Ejecutivo, una resolución que implicaba que las personas tenían que ir a justificar su discapacidad para poder cobrar la pensión que les corresponde por dicho motivo.

“En un contexto crítico para el campo de la salud pública en general, es necesario entonces, fortalecer el movimiento y darle visibilidad. Es así que este año la consigna que nos une y atraviesa a lo largo de todo el país, se expresa en la salud mental está en las calles” dice la página de la 5° Marcha por el Derecho a la Salud Mental.

Para conocer más detalles de lo que sucederá el viernes, nos comunicamos con Martín Cagnani, referente del Hospital Neuropsiquiátrico Provincial de Córdoba.

Cagnani comienza diciendo que salimos a las calles y nos movilizaremos para exigir políticas públicas integrales que puedan garantizar el derecho a la salud mental. Decimos basta de abandono, basta de recortes y basta de exclusión. El Gobierno se empeña en ocultar lo que pasa detrás de los muros en los hospitales”. Esta invisibilización se funda en el tabú que recae socialmente sobre las personas que transitan los hospicios e instituciones e encierro. En este sentido lo que se busca es una intervención inclusiva y artística sobre las calles. “La situación es crítica, entonces nosotros estamos pidiendo una política que no sea el abandono, el ajuste, la exclusión” aclara el referente.

Martín pertenece a Abracadabra Creatividad, que es una asociación civil que trabaja con técnicas artísticas y culturales, en la manzana de Salud Mental donde está el Hospital en barrio Juniors. Explica así Cagnani: “la asociación trabaja hace casi 12 años y nos incorporamos a un grupo que tuvo que ver con la lucha por la sanción de la Ley de Salud Mental y desde hace 4 años organizamos en colectivo, junto con otras organizaciones, la Marcha por el Derecho a la Salud Mental. Nuestra marcha tiene una característica, es una marcha creativa, una marcha de orgullo, este año vamos a desplegar las alas, hay sorpresas, intervenciones creativas y coloridas. Nosotros pensamos que desde la alegría esperamos que se escuche nuestro canto”.

La movilización no solo ha tenido repercusión a nivel provincial y nacional, sino que ha sido replicada en distintos puntos del globo.  Cagnani  plantea que  instalaron una consigna y  que eso  fue tomado por colectivos que trabajan “paralelamente y en simultáneo”, en diversos lugares de nuestro país, en distintos puntos de Latinoamérica y en Europa. “Se hacen distintas actividades, este tema de protestar con alegría y llevando el arte a las calles ha hecho de esta marcha una verdadera marcha del orgullo”.

Como se detalla en la entrevista, lo importante es que se sepa que la salud mental no es un problema de los manicomios y los hospitales. “¿Dónde está la salud mental?” – se pregunta el referente y acto seguido se responde-  “La Salud Mental está en las calles, entonces tenemos que salir a pedir que el Estado se ponga las pilas, que cumpla con lo prometido, y por otro lado salimos a crear colectivamente, soluciones a los problemas que tienen que ver con la falta de trabajo, con la falta de esperanzas, con el consumo problemático de sustancias. “

Es importante visibilizar estas cuestiones,  sobre todo en el marco de las claras intenciones de los sectores de poder para derogar la Ley Nacional de Salud Mental, en medio de convenios con laboratorios. Uno de los grandes puntos de inflexión que plantea esta ley es el padecimiento psíquico como condicionado por factores socioeconómicos. Es decir, la carencia de una vida digna, también incide sobre nuestra salud.  En este sentido, desde la organización, se espera que la cantidad de gente que asista sea mucho mayor a los años anteriores.

Reflexiona entonces Cagnani sobre el marco histórico que estamos viviendo: “Lo que observamos es que al mismo tiempo que hay políticas de ajuste desde el Estado, tremendas, que en vez de promover salidas colectivas y comunitarias, promueven más encierro y manicomio. Pero al mismo tiempo, hay una organización, una concientización, de familiares, usuarios, de amigos, que van entendiendo que los problemas son problemas que o los arreglamos entre todos o no los arregla nadie. Entonces la participación va aumentando, y es una cuestión que tiene que ser leída en su real dimensión, en un mundo que nos promueve a que las salidas sean individuales, que nos encerremos y vivamos con miedo a la calle, nosotros decimos que no”. Hay otra forma  posible de vivir la existencia, dice: “tiene que ver con que la vida, la felicidad, inclusive el dolor se mitiga cuando es compartido, si se hace con otros. No hay posibilidad de felicidad individual, porque el ser humano es un ser con un cuerpo biológico, pero además tiene un espíritu, una psique, una mentalidad, una subjetividad que lo impulsan a juntarse con otros, es social. El ser humano es un ser bio-psico-social, por eso luchamos por estas salidas colectivas. Los problemas de la salud no  son problemas de los expertos de la salud, por eso la importancia de los usuarios, que son los que realmente saben y padecen y gozan cuando logran organizarse por sus derechos”.

El referente cierra  planteando que “estamos en la lucha eterna, de la utopía, de la esperanza, por los derechos en la salud mental”.

Mañana, viernes 19 de octubre “la Salud Mental está en las calles”;  en Córdoba, parten desde Colón y Cañada a las 17 horas y se dirigen hacia el Buen Pastor donde habrá un cierre con un  festival de cierre con música y teatro.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *