Teteada masiva en Córdoba

Se realizará el próximo sábado 23 de julio a las 15hs en la ex plaza Vélez Sársfield, frente al Patio Olmos con motivo de repudiar lo acontecido en la localidad de San Isidro, cuando una joven se encontraba dando la teta a su bebé denunció que policías locales la quisieron detener con el argumento de que está prohibido amamantar en público.

Hace unos días, en la localidad bonaerense de San Isidro, personal policial intentó impedir que una joven amamantara a su bebé en una plaza pública, le exigió la documentación personal e incluso intentó detenerla ante su pedido de explicaciones. Posteriormente, Constanza, la joven interpelada, no consiguió que ningún estamento oficial receptara su denuncia ante la violencia sufrida y decidió hacerla por las redes sociales.

Su reclamo se multiplicó y generó una convocatoria para un piquetetazo, originalmente en San Isidro pero que pronto encontró eco en muchos otros puntos del país.
Córdoba se sumó a esta iniciativa y conversamos en el Enredando las Mañanas con Betiana Cabrera Fasolis,de Mumala, una de las organizaciones convocantes.
La cita será este sábado 23 de julio a las 15 hs.,en la plaza Agustín Tosco (ex plaza Vélez Sarsfield).

Escuchar audio

Al respecto, Betiana compartía que la iniciativa “comenzó siendo tal vez una convocatoria de repudio ante este hecho de clara violencia institucional, y ahora se transformó en una jornada que intenta concientizar y visibilizar algo que también es violencia de género y algo que también es un derecho fundamental de niños, niñas y de las madres y uno de los principales pilares de lo que es la soberanía alimentaria: el poder amamantar a nuestros hijos libremente y en el lugar en que lo necesiten”.

En relación al alcance y repercusión que alcanzó la convocatoria, la integrante de Mumala no duda en enmarcarlos entre los logros alcanzados por la lucha contra la violencia de género, en el sentido de que “como sociedad estamos un poco más sensibilizados contra todo lo que tiene que ver con la violencia de género, y digo violencia de género en el sentido de que cualquier mensaje o cualquier metamensaje que nosotros vemos a nivel social que signifique que las madres o las mujeres que acaban de tener a sus hijos tengan que relegarse al espacio del hogar, al espacio de lo privado, de lo oculto, atenta contra el desarrollo laboral, académico, y el desempeño. Es decir, ser madres, nos imposibilita cualquier intervención en lo público hasta que no dejemos de alimentar a nuestros hijos, o atenta contra esto”.

“Pero también -agrega, incorporando una dimensión en torno a la comunicación- yo creo que en esto juegan un rol muy importante los medios de comunicación alternativos, y sobre todo las redes sociales, que vienen a democratizar esto que antes quedaba en un ámbito muy reducido. Entonces yo creo que esta chica, después de que ella trata de hacer una denuncia -que por supuesto le responden cualquier cosa-, en una oficina de la mujer, hace su descargo en las redes sociales y esto empieza a viralizarse y a multiplicarse, yo creo que muestra la potencia y la sinergia de todos aquellos que estamos convencidos de que estas cosas hay que visibilizarlas y a su vez, hay que darle una potencia, hay que aprovechar y empezara concientizar para empezar a desnaturalizar estas prácticas muy arraigadas”.

Esta violencia es también un modo de disciplinar la presencia de los cuerpos de las mujeres y los sentidos desde los que éstos se “exponen”. Al respecto, Betiana afirma que mientras  “cualquier mujer que hoy está dando la teta por la calle, está sujeta a que le digan alguna guasada o alguna barbaridad. O muchas de ellas, en sus lugares de trabajo, lo único que les queda es ir a dar la teta a los baños”, en esta sociedad “hay un alto grado de hipocresía y de doble moral, porque el marketing se sirve en las publicidades y en los programas de mayor rating de tetas “cachondas”, digamos, y de cuerpos totalmente objetualizados que probablemente no se condicen con el cuerpo de la media de las argentinas, pero reprime una teta que alimenta”.

Desde su perspectiva profesional, como médica, Cabrera también tiene críticas hacia este hecho, en términos de lo que implica la lactancia materna como base de la soberanía alimentaria y elemento fundamental de la alimentación de lxs niñxs recién nacidxs. “Este mensaje -explica- es terrible, nosotros desde el campo de la salud estamos constantemente combatiendo estos mensajes de que dar la teta atenta contra el cuerpo femenino, que tiene que ver con una cuestión estética. Esas son todas materias pendientes que permanentemente estamos discutiendo y combatiendo porque bueno, sin lugar a dudas, la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses con la incorporación de alimentos hasta los dos años, sigue siendo la mejor opción de alimentación, salvo muy pocas excepciones y condiciones clínicas, no lo reemplaza ninguna leche maternizada de ningún laboratorio, de ninguna industria farmacéutica”.

Finalmente, expresó que la convocatoria no busca interpelar solo a mujeres que estén amamantando, “sino que esperamos a toda la familia, hombres, niños, mujeres, porque tiene que ver con cómo trabajamos y cómo empezamos a cuestionar este poder hegemónico que nos da estos mensajes tan perversos y tan contradictorios”.

Teteada masiva , en contra de lo sucedido en San Isidro. ¡Que nunca ningún policía, gobernante ni nadie nos diga donde amamantar! Evento en Facebook:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *