“Eso es lo que he aprendido de ellos, que nunca debe uno callarse”

Caravana 43 Sudamérica: entrevista a familiares (III)

(Por Radio Zumba la Turba) El pasado domingo 17 de mayo, familiares de los 43 estudiantes normalistas desparecidos en México visitaron los estudios de Radio Zumba la Turba, en el marco de la Caravana 43 Sudamérica, en el que fue su segundo día en Argentina.

En este tercer y último segmento de la entrevista, Francisco y Mario comparten la historia de lucha de la Escuela Normal de Ayotzinapa, mientras Hilda L.  e Hilda H. nos envían un mensaje. (Leer parte uno y dos de la entrevista)

Natalia: ¿Por qué la agresión a los normalistas, qué significan los normalistas en el estado de Guerrero, qué significa esta escuela de Ayotzinapa? ¿Por qué molestan estos jóvenes?

Mario: Por los siete meses que llevó allá, nosotros somos del centro de la República, del estado de Tlaxcala. Desgraciadamente, el gobierno nos puso ahí, no queríamos estar ahí. Desafortunadamente, mi esposa y yo nos tuvimos que ir a vivir a la escuela de Ayotzinapa y vender nuestras pertenencias para poder estar allí.

Fabiana: Les cambio la vida.

Mario: Totalmente, como dicen los muchachos, radicalmente. Entonces, yo quisiera que algunas personas, o algunas personas argentinas que han ido a visitar Ayotzinapa conocen ya la magnitud de la conciencia que tienen los alumnos, porque es una escuela de conciencia.
Y desgraciadamente, aparte de que sea una escuela de conciencia, es una escuela que lucha, un pueblo llamado Tixtla, junto a la escuela, que ese pueblo se estaba ahogando cuando hubo una tormenta muy grande. Y fueron los primeros los ayotzinapos, los que fueron a salvar el pueblo.
Y número dos, nunca hemos visto que gobierno de ningún país ataque una escuela de paga, porque ahí van los hijos de los políticos, van los hijos de los empresarios. Sería una pena de muerte que un político mandara a golpear a ese tipo de niño. Siempre va a haber represión y represalias contra nosotros, los pobres, los chamacos que quieren levantar la voz. Y eso es lo que he aprendido de ellos, que nunca debe uno callarse. Que nunca debe uno callarse, y tener conciencia de lo que esté de verdad pasando en el país de México.
Nuestro país está llorando, no nada más por los 43, está llorando por todo lo que le está haciendo este Peña Nieto al país y sus gobernantes: privatizando la educación, privatizando el agua, privatizando la electricidad, vendiendo los recursos naturales, vendiendo todo. Todo. Tanto, que los diputados de allá tienen sus relojes de hasta dos millones de pesos. Es una burla para nosotros los mexicanos, que todavía estemos pagando los viajes de las hijas del copetón a Beverly Hill.

Bienvenidos a la cuna de la conciencia social

Fabiana: Francisco, ¿qué aprendiste en la Escuela Normal de Ayotzinapa?
Francisco:Ayotzinapa, como dijo el tío Mario, es una normal que, cuando entras por primera vez, te dan la bienvenida los compañeros de tercero o de cuarto y te dicen “Bienvenido a la cuna de la conciencia social”. Poniendo un pie en Ayotzinapa, te dan una frase los demás compañeros de academia superiores, que recuerdo mucho: “Bienvenido a lo que no tiene inicio. Bienvenido a lo que no tiene fin. Bienvenidos a la lucha eterna por ser cada día mejores. Algunos le llaman necedad. Nosotros le llamamos esperanza”.
Ayotzinapa te cambia la vida totalmente. Yo entré a Ayotzinapa y no llevaba esta conciencia  como la que estoy agarrando. Yo pensaba que las cosas eran por parte del destino, que porque dios así lo quiso, porque estamos mal, pero te das cuenta llegando a Ayotzinapa que las cosas pasan por algo, y ese algo es el estado. Ese algo son los empresarios que te están atacando y aquellos gobernantes que quieren verte siempre pisoteado, abajo y abajo. Ahí en Ayotzinapa, tenemos clases, tenemos que trabajar en el campo, para ir ayudando con lo que es la comida. Tenemos nuestras clases van desde 7 de la mañana hasta las 3 de la tarde, y de ahí saliendo de las clases, pasamos a comer y a trabajar nuestras tierras, a sembrarlas, cultivar maíz, sembrar flores, cosas que se producen allá, cilantro, rabanito. Igual, terminas de trabajar las tierras, de dar de comer a los animales, yeguas, cerdos, vacas. Terminas de hacer esas actividades, y a las 7, 8 de la noche ingresas a los círculos de estudio, que te la dan compañeros que forman parte del comité de la normal, empiezan a hablar de cómo estamos siendo explotados por el capitalismo, de cómo nos está atacando el gobierno, te van preparando políticamente. Con esos círculos de estudio vas agarrando un poco de lo que es Ayotzinapa, de lo que estamos viviendo verdaderamente en México, porque desde años atrás hemos sido golpeados como Ayotzinapa.
El 12 de diciembre de 2011, a Ayotzinapa siempre le entregan 140 matrículas para nuevo ingreso. Y entonces, en diciembre les querían recortar las 40, les querían dar solamente 100 matrículas, querían ir reduciendo poco a poco. Los compañeros de aquel entonces, el 12 de diciembre se organizaron para moverse y exigir que se respetara el número de matrícula que le dan. Y se organizaron y fueron a hacer una marcha, una manifestación pacífica ahí en la capital del estado de Guerreo, Chilpancingo. Tenían bloqueada lo que es la autopista del sol, pero de forma pacífica.
Fue cuando el gobernador que estaba, Ángel Aguirre Olivero, ordena a los mandos ministeriales policiales, militares, de que desalojaran la autopista a como diera lugar. Fue cuando llegan los ministeriales disparando y matan a dos compañeros. Y ahí es donde se enfrenta Ayotzinapa y empieza a organizar un movimiento, que también fue muy fuerte ahí mismo en el país de México, y en el estado de Guerrero fue muy fuerte el movimiento que se sumaron varias organizaciones en apoyo a Ayotzinapa. Se vio que había otras organizaciones.
Pero después el movimiento se vino abajo, porque las personas se cansaban de salir a marchas, y se quedó la línea de investigación de los licenciados que estaban, pero resulta que hasta la fecha el crimen de estado ocurrido el 12 de diciembre, quedó en la impunidad.

Después se viene el 7 de enero de 2014, el año anterior, donde días antes ya presentaban notas, tachando a Ayotzinapa por parte de televisión, por parte de entrevistas, Ayotzinapa eran unos guerrilleros, unos vándalos, unos revoltosos, y fue cuando el gobernador sacó una nota, pues quería desaparecer Ayotzinapa, a como diera lugar. Y el 7 de enero se viene el supuesto accidente, donde atropellan a dos compañeros que perdieron la vida. Igual íbamos a exigir la declaración del chofer de aquel tráiler que mató a los dos compañeros, decían que iba a tardar meses en que se procesara si el del tráiler iba a ser detenido o no, o sea, eran un total encubrimiento de las partes militares hacia el culpable.

Se viene el 26 de septiembre que dejó afectadas a todas las personas.

“No nos dejen solos”

Natalia: Sabemos que este es el primer escalón de una Caravana 43 Sudamérica, que se va a extender por varias ciudades en tres países, Argentina, Uruguay y Brasil. Esta es también la primera comunicación en Argentina para el resto de la gente, queríamos saber, Hilda, si hay algo más que quieran decirles a quienes están escuchando, a quienes estamos convocando desde acá para que se acerquen a la movilización del lunes a las 17hs y la charla abierta en Córdoba. Pero también nos están escuchando en otras ciudades de Argentina. ¿Quieren enviarles algún mensaje?

Hilda L: Mi nombre es Hilda Legideño, y quiero pedirles que nos acompañen en todos los eventos donde vamos a estar, toda la información que nosotros traemos es lo que estamos viviendo en Ayotzinapa, el gobierno tiene su versión que es muy diferente a lo que nosotros estamos pasando. Así que les pedimos que nos acompañen, para que sepan la realidad de todo lo que estamos viviendo.
Hilda H: Hilda Hernández, pues muchas gracias por darnos este espacio para poder difundir lo que estamos en realidad viviendo, y que también nos acompañen, que no nos dejen solos. Y muchas gracias también por acogernos aquí en su país.
Fabiana: Gracias Francisco por tu testimonio,  es muy valioso. Muchas gracias. ¿Mario?
Mario: Nada más decirles que gracias, muchas gracias, hermanos argentinos, por habernos apoyado en llegar hasta acá. Esperemos que nos acompañen en todos los eventos que tenemos, y que siempre los vamos a llevar en nuestro corazón. Que dios los bendiga a todos, y ojalá estén con nosotros en las actividades.
Natalia: Desde Zumba la turba, un orgullo y una emoción tenerlos aquí y poder ayudar desde esta pequeña trinchera. Una los escucha y escucha muchas otras voces, de muchas madres, de muchos padres de aquí también.
Fabiana: Muchas gracias otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *