Crecida y desastre en Río Ceballos

El día después: Registro fotográfico a 36 horas del desborde del Dique La Quebrada, luego de 15 hs de lluvia intensa, el agua no ha bajado, y los daños son incalculables, casas, autos, animales, evacuados, muertos y desaparecidos, no contabilizados oficialmente aún. 
Gran parte de la ciudad esta sin luz, ya que los cables están pelados y esparcidos por todos lados. Están sin agua hasta nuevo aviso, pues la planta potabilizadora se daño con la creciente. Un registro del horror, donde en un año de acusaciones sobre desforestaciones ilegales y desarrollos inmobiliarios no permitidos, se profundiza una situación que aparte de no tener planes de contención gubernamental para este tipo de catástrofes, el silencio de las consecuencias del deterioro climático y forestal de la zona, fueron uno de los detonantes de este terrible desastre. 
Ahora resta la reconstrucción de las cientos de familias que lo perdieron todo, de calles, puentes, comercios y casas. Entre criticas de la demora en recibir ayuda a varios de los inundados, hasta el momento de la foto electoral que nunca falta. De La Sota Pidió a Gendarmeria y al Ejercito que solo se han encargado de controlar las calles y la no circulación de la gente por ciertos lugares, pero para palear en las casas tapadas por el barro y el agua, allí solo se ve a las familias, a la gente solidaria y a bomberos. Han llegado para controlar, y se cuelan como una triste postal mas de lo que sucede en las sierras chicas. 
Días que quedaran grabados en la memoria de los rioceballenses y de todos los afectados y afectadas de las sierras chicas, por décadas.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *