Córdoba: Faltan entre 20 y 50 escuelas para garantizar el derecho a la educación

Desde el Colectivo Educadorxs desde el Sur realizaron un que denuncia la faltante de vacantes en las escuelas públicas cordobesas para el ciclo 2020. 

Esta grave situación se viene arrastrando desde hace varios años producto de la falta de inversión en infraestructura escolar acorde al crecimiento poblacional en la provincia. Mientras que el gobierno provincial destina millones de pesos del presupuesto para obras que solo favorecen a sectores de gran poder económico, denuncia Educadorxs desde el Sur, desfinancia al sector educativo vulnerando tanto el derecho a la educación de lxs pibxs cordobeses como el derecho a trabajar en condiciones dignas de lxs docentes, ya que la faltante de infraestructura escolar genera aulas superpobladas con 35 estudiantes o más por curso. 

En comunicación con Gabriel, integrante del Colectivo Educadorxs desde el Sur, nos explicó la situación de las escuelas privadas, a las que el Estado subsidia quitando fondos al presupuesto para la educación pública.

De acuerdo a datos estadísticos, calculan que son 100 mil lxs estudiantes que están fuera de la escuela, y que si quisieran ingresar no tendrían lugar en el ciclo básico de los establecimientos educativos. En ese marco, calculan que son entre 20 y 50 escuelas las que faltan construir en la provincia de Córdoba.

  Escuchá aquí la entrevistas completa: 

Reproducimos a continuación el comunicado completo del Colectivo Educadorxs desde el Sur.

Miles de pibxs en lista de espera por falta de escuelas

Algunas semanas atrás,en la provincia de Córdoba, cerró la prematrícula de las escuelas secundarias para el ciclo escolar 2020. El año se termina con un panorama complicadísimo por la falta de bancos disponibles y las desesperantes “listas de espera”.

Cuando se acerca fin de año, suenan intensamente los teléfonos con consultas por lugares en las escuelas. Las madres, generalmente, peregrinan de institución en institución casi rogando por un banco. Tarea bastante desgastante y alejada en términos concretos de las leyes que pregonan la obligatoriedad e inclusión en el nivel secundario.

Son miles de estudiantes en las famosas “listas de espera”. Ante este diagnóstico, parecieran ser sólo dos las posibilidades que nos ponen entre la espada y la pared: Aulas superpobladas (con màs de 35 estudiantes por curso) y/o jóvenes sin escuelas.

El censo de 2010 contó 3.373.025 habitantes en la provincia. En 2020, serían algo así como 3.760.450, según una proyección elaborada por la Dirección de Estadística y Censos de Córdoba. Según los datos “oficiales” el 12% de la población tendría edad para ingresar a las escuelas secundarias. O sea, que en el año 2020, cerca de 450 mil jóvenes deberían estar en el nivel secundario. Hoy, asisten a la escuela secundaria 329 mil jóvenes. Si tomamos el Censo como referencia, tenemos más de 100 mil jóvenes fuera de las escuelas secundarias. Como complemento de ello,en la actualidad tenemos en Córdoba muchísimas escuelas secundarias públicas con aulas superpobladas, especialmente en el CBU y con  tan sólo la presencia de 194 mil jóvenes. El panorama que mostramos sobre la prematriculación, anuncia que en el ciclo lectivo 2020 se profundizará este proceso, en caso de mantenerse esta política de ajuste brutal en el ámbito educativo a nivel provincial y nacional.

Desde el año 2010 al 2018, el ejecutivo provincial construyó tan sólo 73 nuevas escuelas secundarias públicas. En total, tenemos 855 escuelas secundarias, de las cuales 450 son públicas, 3 son nacionales y -casi la mitad- 402, son privadas.

Para comprender con ejemplos concretos, el ejecutivo provincial, en ocho años gastó en la construcción de escuelas, el valor del 65% del presupuesto utilizado en el puente “turístico” sobre el Lago San Roque. El mismo que destruyó las laderas de los cerros de San Roque, profundizó la agonía de la cuenca del lago, forzó el traslado de muchas familias humildes y dejó a muchxs habitantes con riesgo permanente de inundación. Mientras tanto, las listas de espera crecen, con decenas de familias que padecen la

En Punilla, departamento donde se construyó el puente, hace unas semanas atrás el gobierno intenta reflotar el proyecto de la autovía, lo que permite proyectar erogaciones millonarias. Entonces, cabe recordar el dato: existen más escuelas secundarias privadas que públicas.

Es por esto que, denunciamos y exigimos la construcción de escuelas secundarias a lo largo y ancho del valle de Punilla (Quisquisacate),como así también, la apertura de divisiones -con sus cargos correspondientes-, en aquellas escuelas que tengan condiciones posibles para dicha creación de cursos.

Que el ‘progreso’ -negocio para pocos-, deje de costar educación y vidas dignas, y que las comunidades tengamos real participación de las soluciones a las problemáticas que nos atraviesan!

 

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *